La literatura en clave femenina gana presencia en el mercado editorialEconomía 

La literatura en clave femenina gana presencia en el mercado editorial

El movimiento de mujeres conquistó un terreno en la industria editorial a partir de una demanda lectora bien definida, la creciente apuesta de publicaciones en clave de género, librerías con mesas centrales de títulos afines y la presencia de destacadas escritoras, como Samanta Schweblin y María Moreno, liderando la lista de ventas.

En esta época, al parecer, la masa lectora obligó a reeditar ciertos libros, impulsó nuevos títulos y hasta eventos, como la experiencia de una Feria del Libro Feminista en 2018 muy convocante y el inédito espacio que la tradicional Feria del Libro de Buenos Aires dedicó a la diversidad sexual y las cuestiones de género.

Pero lo que ocurre no puede leerse sin la potencia que se viene gestando desde hace años con editoras que abrazan la convicción de avanzar sobre estos temas, y escritoras que, impulsadas por el debate sobre la legalización del aborto, se juntaron para denunciar la desigualdad, reclamaron cupos y propusieron relecturas de las tradiciones literarias.

“Venimos de muchos años de someternos al contenido literario de los hombres con escritores que nos gustaron y con otros muchos con los que no empatizamos. A los ojos de nuestra revolución, ya todo es poco interesante y como respuesta aparece este gran interés de historias escritas por mujeres”, dice a Télam la escritora Cecilia Szperling.

“Junto con eso -agrega la integrante del colectivo Nosotras Proponemos Literatura– nos empezamos a leer entre nosotras y a recomponer nuestra genealogía. En nuestros recorridos aparecen ahora Libertad Demitrópulos, Elvira Orphée, Sara Gallardo”.

La producción editorial en clave de género, a pesar de un contexto crítico, es robusta y se vende: “Putita golosa” (Galerna) de la periodista Luciana Peker está entre los libros más vendidos; “QueSeaLey” (Marea) de Florencia Alcaraz se acaba de reeditar, y “Por qué volvías cada verano” (Madreselva), de Belén López Peiró, se convirtió en un relevante testimonio de la violencia machista.

En uno de los sellos literarios más importantes del mercado, Literatura Random House, el ranking del catálogo lo encabezan mujeres, desde Virginie Despentes y su “Teoría King Kong” hasta Samanta Schweblin, Gabriela Cabezón Cámara, Mariana Enriquez, Moreno y Selva Almada.

Para Marina Yuszczuk, editora de Rosa Iceberg, es llamativo no tanto que destacadas escritoras estén al tope “sino que las editoriales grandes publicaran libros sobre feminismo, que siempre circularon como objetos de culto”.

Articulos relacionados