La recesión ayudó al superávit trimestral con BrasilEconomía 

La recesión ayudó al superávit trimestral con Brasil

El combo devaluación y recesión revirtió la dinámica del intercambio comercial con Brasil, que cerró el primer trimestre con un superávit para Argentina por primera vez desde 2013. En ese lapso, según los datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior del país vecino, las importaciones se desplomaron casi a la mitad respecto del mismo período de 2018 producto de la caída del poder de compra y de la actividad económica en general. Además, las exportaciones crecieron 13,7%.

El saldo positivo de marzo, el cuarto consecutivo, fue de u$s184 millones y se explicó principalmente por la aceleración de la caída de las compras que se hundieron 53,3% interanual y quedaron en u$s799 millones. Las ventas, que totalizaron u$s983 millones, tuvieron un importante crecimiento del 12,2%, aunque menor al 19,6% de febrero. Todo en el marco de un achicamiento del intercambio bilateral del 31,1%.

Las ventas crecieron 13,7% interanual y las importaciones se desplomaron 46,7%

“La contracción de las importaciones respondió tanto a un poder adquisitivo golpeado como a un nivel de actividad que en términos interanuales aún se mantiene en rojo”, destacó un informe de Ecolatina. Las principales bajas se dieron en la compra de vehículos de pasajeros y carga, autopartes, maquinaria agrícola y laminados de hierro.

La consultora apuntó que las exportaciones fueron impulsadas “por la depreciación de la segunda mitad de febrero y marzo, a lo que se sumaron los mayores excedentes exportables dado el contexto recesivo de la economía argentina”. Los rubros de mayor crecimiento fueron vehículos de carga, trigo y combustibles.

La firma fundada por Roberto Lavagna destacó también que los productos argentinos aumentaron su participación en el mercado brasileño desde el 6,3% en marzo de 2018 hasta el 7,5% durante el mes pasado.

En el 1° trimestre, el comercio bilateral retrocedió 25,6% y alcanzó los u$s5.018 millones. Y por la caída del 46,7% en las importaciones y el crecimiento del 13,7% en las exportaciones, Argentina pasó de un rojo de más de u$s2.000 millones en ese período de 2018 a un superávit de u$s334 millones este año. Fue el primer saldo positivo desde 2013, cuando dio apenas u$s83 millones. Y hay que remontarse hasta los u$s450 millones de 2003 para encontrar un número mayor.

Perspectivas

Los analistas esperan que la dinámica comercial siga mejorando para Argentina, aunque creen marcan algunas alertas.

“Para los meses restantes de 2019 proyectamos que el intercambio bilateral continuará en recuperación para nuestro país, aunque esta dinámica iría paulatinamente mostrando signos de desaceleración”, planteó Ecolatina, que espera que un saldo anual casi equilibrado, con rojo de u$s100 millones producto de un aumento de las exportaciones en torno al 9% interanual y un retroceso importador del 18%.

Las principales dudas provienen de la baja de las expectativas de crecimiento económico de Brasil para 2019, que el mercado recortó del 2,5% al 2% en las últimas semanas. Esto sugiere que su demanda no aumentaría tanto como se preveía.

Abeceb lo explicó así: “A medida que la actividad brasileña gane tracción y el consumo doméstico se recupere, en conjunto con una mejora en el poder de compra en dólares, sus importaciones tenderán a subir. Sin embargo, en los primeros meses del año, Brasil tuvieron un balance agridulce en los indicadores económicos y, en consecuencia, se sigue reduciendo la perspectiva de alza del PBI“.

Articulos relacionados