Terogranizo: Cobertura con Inteligencia ArtificialTecnología 

Terogranizo: Cobertura con Inteligencia Artificial

Los radares meteorológicos del INTA permiten tener información a escala espacio-temporal de eventos climáticos severos en las hectáreas claves.

La inteligencia artificial se volvió la herramienta más usada en el campo. La incorporación de aplicaciones con Inteligencia Artificial, Big Data, IoT y Machine Learning orienta al agricultor a mejorar la productividad, volver inteligentes millones de datos disponibles en el entorno y anticiparse a las consecuencias de los fenómenos climáticos que hacen notables estragos en los cultivos y arruinan temporadas completas.

Ante un escenario climático inmanejable, por ejemplo, una fuerte caída de granizo se torna clave el respaldo de una aseguradora que proteja la producción agrícola y de estabilidad al productor para que no se corra del mercado. La transformación estará en utilizar la tecnología para generar data de valor, incentivar más inversiones sobre todo en un escenario agrícola tan complejo. Es la gran apuesta a futuro. La idea de crear una cobertura especial para que los agricultores puedan transferir su riesgo y volverse más productivos utilizando recursos accesibles y más sustentables.

Super CAMPO conversó con Guillermo Thomas, gerente de seguros agrícolas de la empresa Paraná Seguros, y se refirió a los beneficios de Terogranizo: una herramienta que genera alertas y alarmas para los productores agrícolas ante posibles fenómenos climáticos como la caída de granizo, por ejemplo.

TEROGRANIZO. En el caso de Paraná Seguros, con este sistema de alarma Terogranizo, se diseñó para complementar a los seguros agrícolas de granizo a partir del procesamiento inteligente de datos. Se trata del primer desarrollo nativo que comparte información meteorológica georeferenciada sobre los campos asegurados en tiempo real. Ofrecen un servicio único de gran utilidad para el agricultor, a través de una combinación entre lo que se denomina Internet de las Cosas (IoT) y tecnologías predictivas climáticas.

La aplicación monitorea el clima sobre los campos con información proveniente del INTA y de la NASA. “Rompe con el paradigma no sólo latinoamericano, sino mundial, sobre cómo se lleva adelante la colaboración entre el agricultor y la compañía de seguros. La búsqueda final es darle estabilidad al agricultor y aportar al crecimiento productivo del país”, señaló Guillermo Thomas y destacó que este sistema de alerta puede instrumentarse debido al apoyo del INTA Castelar como el eslabón clave para articular este tipo de vinculaciones público-privadas.

APP. Los datos de Terogranizo se actualizan cada diez minutos los 365 días del año. Luego dispara un mensaje automático y advierte a los productores tres horas antes sobre tormentas fuertes y probable caída de granizo. Si efectivamente se produce el siniestro, dos horas después, recibe un nuevo email donde se marca en el mapa el área probable de daño.

El sistema comenzó a enviar mensajes en agosto de 2017 y produjo 2.067 alertas y 2.323 alarmas. Hoy, las cifras rondan las 20.000 alarmas y alertas para la campaña 2018/19 que aún se está transitando.

Se puede acceder a Terogranizo mediante el sitio web o una aplicación móvil. Esta herramienta tiene respuestas principalmente en la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. Esto fue posible gracias al convenio firmado con El INTA Castelar, los ingenieros de Paraná Seguros y Microsoft Argentina. “Es un sistema de convergencia tecnológica convertida en app para el campo. Brindamos un servicio asegurado al agricultor que no va a encontrarlo en otras compañías de seguros en América Latina. Tenemos que revertir la tendencia y romper con los intereses encontrados. La asegurada debe forme parte de la solución y actuar con efectividad. La idea es adelantarse a la caída del granizo, reducir los posibles destrozos y trabajar con el tasador para pagar lo antes posible”, señala Thomas.

ALCANCE. Cada agricultor tiene su entorno de realidad. Para cada perfil hay una solución. “Las grandes plantaciones, de 10 a 20 mil ha, valoran esta herramienta porque resulta imposible manejar más de 400 a 700 lotes destruidos en un radio de 400 km. Sería costoso contratar más peones o ingenieros agrónomos que revisen los cultivos cada vez que se aproxima una tormenta o la caída del granizo“, explica Guillermo Thomas. En el caso de lotes próximos a las ciudades, hablamos de hasta 500 lotes donde no hay visibilidad o posibilidad de recorrerlos a diario, es una ayuda ya que “a 200 a 600 km de distancia, algún productor con campo en Tres Arroyos que vive en CABA tendrá una alerta”.

Se estima que en cada temporada se genera aproximadamente de 180 a 450 tormentas. Las alertas y alarmas de Terogranizo indican cuando se aproxima cada tormenta e inspeccionar un radar de más 700 lotes a la vez. ¿De qué manera? Una vez que el agricultor se asegura en Terogranizo, su lote pasa a una base de datos que verifica cada pasaje de tormenta en tiempo real y analiza si es una tormenta con variable ventosa o con caída de granizo.

AGTECH. La transformación digital viene de la mano de Microsoft Argentina que convierte las ideas del agro en soluciones más rápidas a través de la nube diseñada para este servicio de seguros contra granizo y otros fenómenos climáticos. El sistema procesa los datos con Azure de Microsoft y provee de información confiable para el asegurado y la compañía, basados en datos en tiempo real para después avanzar en la cotización, tasación y cobertura de los daños. Son cinco pasos simples: Verificar con un usuario y contraseña; ingresar los datos de los cultivos y obtener un presupuesto, ubicar el campo por localizador; confirmar la solicitud y se obtiene el certificado de cobertura. En el campo se cuenta con millones de datos que hoy la AI puede volver inteligentes y preparados para la sequía, las inundaciones, enfermedades, plagas y, en este caso, caída de granizo.

INTA. El rol que tiene el INTA no es menor ya que firmó un acuerdo de colaboración con Microsoft para trabajar en este tipo de proyectos como el de Terogranizo. El convenio con el Inta, que comenzó en diciembre de 2017, implicó el desarrollo del interés compartido para mejorar el servicio de seguros ofrecido a los clientes. “Hoy es de interés científica, comercial y de orden público. Es un desarrollo de libre uso y son patrimonio de las empresas, universidades o científicos que trabajen con esta herramienta. Este convenio público-privado tiene respuesta inmediata. Somos partners y cada eslabón juega un papel fundamental que hace que nuestro sistema de alarmas y alertas funcionen la con la rapidez y eficacia que se debe”, indicó Thomas.

Los radares meteorológicos del INTA permiten obtener información detallada a escala espaciotemporal de eventos meteorológicos severos en la principal área de producción agrícola-ganadera del país, mientras que Paraná Seguros poseen la información de siniestros causados por granizo verificados a campo. Asimismo, el INTA produce información sobre atributos edáficos como índices de productividad. La unión de estas fuentes de información genera nuevos productos para la evaluación y ponderación de la productividad y el mejor conocimiento de eventos meteorológicos adversos en lotes productivos.

Todos los clientes que accedieron a la web y la app volvieron a asegurar sus producciones este año con Terogranizo. “El 96% sigue confiando y se siente respaldado por el servicio de Terogranizo,” aclara el gerente Guillermo Thomas sobre el producto que vino a facilitar el aseguramiento, conseguir transparencia y tasación para el agricultor.

Por Ángeles Ruiz para Super CAMPO.

Articulos relacionados