El Senado sancionó la ley contra el acoso callejeroPolítica 

El Senado sancionó la ley contra el acoso callejero

jueves, 18 de abril de 2019

08:24

El Senado aprobó por unanimidad y convirtió en ley el proyecto que determina que el acoso callejero es una forma de violencia contra las mujeres.

La incorporación a la legislación de esta forma de violencia se realizará a través de la modificación de la ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, para así incluir la tipificación de esta conducta.

El proyecto establece penas contra las ofensas a las mujeres que tengan lugar “en espacios públicos o de acceso público, transportes y centros comerciales” y la define como “aquella ejercida contra las mujeres por una o más personas a través de conductas o expresiones verbales o no verbales, con connotación sexual, que afecten o dañen su dignidad, integridad, libertad, libre circulación o permanencia, o generen un ambiente hostil u ofensivo”.

“La mayoría de las mujeres hemos sido víctimas de acoso sexual callejero por parte de varones que tratan a las mujeres como simples objetos de deseo”, aseguró la presidenta de la Banca de la Mujer en el Senado, Norma Durango, al momento de fundamentar su voto.

Así, el acoso callejero comenzará a formar parte del artículo 6 de la ley, donde se definen las distintas formas de violencia contra las mujeres. Hasta ahora, la normativa contempla la violencia doméstica, institucional, laboral, contra la libertad reproductiva, obstetricia y mediática.

El proyecto aprobado establece también la implementación de una línea telefónica gratuita de asesoramiento para esos casos, e “insta a las fuerzas de seguridad a actuar en protección de las mujeres en espacios públicos cuando se vieran afectadas por este tipo de delitos”.

Por otra parte, el Senado dio media sanción para incluir en la misma ley la violencia política, definida como aquella que “mediante métodos de presión, persecución, acoso y/o amenazas, impide o limita sistemáticamente el desarrollo propio de la vida política o el acceso a derechos y deberes políticos, desalentando o menoscabando el ejercicio político o la carrera política de las mujeres.

Articulos relacionados