Patricia Palmer es una monja muy lúcida en “Golpes a mi puerta”, en el CelcitEspectáculos 

Patricia Palmer es una monja muy lúcida en “Golpes a mi puerta”, en el Celcit

Patricia Palmer y Dora Milea son protagonista y directora, respectivamente, de “Golpes a mi puerta”, una obra de Juan Carlos Gené que remite a tiempos dictatoriales en países de la región, que se ve en la sala del Celcit, Moreno 431, los domingos a las 19.


Allí, Palmer interpreta a una monja que está al frente de un peculiar convento, al que llegan un muchacho perseguido y luego sus perseguidores, con una energía y una lucidez del que carecen las otras monjas, y en cuyo elenco figuran asimismo Rodrigo Álvarez, Pablo Caramelo, Jorge Duarte, Livia Fernán, María Marta Guitart, Lucas Méndez, Silvina Muzzanti, César Repetto y Leandra Rodríguez.

“Cuando una obra está bien escrita los personajes están muy definidos y son más fáciles de componer que cuando uno se encuentra con una mala obra. Mi personje, Ana, fue un viaje hermoso que comenzó hace mucho tiempo cuando leí por primera vez esta obra maravillosa -dijo Patricia en diálogo con Télam-. Vengo hace mucho tiempo estudiando la vulnerabilidad y la fortaleza de Ana, fue un proceso apasionante.”

Télam: -Dora, ¿cómo llegó a tus manos “Golpes a mi puerta”?
Dora Milea: -Juan Carlos Gené es uno de los grandes referentes de nuestro teatro, y la obra es lectura casi obligatoria, como toda su escritura, para aquél que transite la profesión. El deseo de llevarla a escena estaba latente desde hace algunos años impulsado un poco por Patricia Palmer, sin embargo más allá del placer artístico de hacerla, sentí que en un momento tan delicado socialmente como el actual, era sustancial exponer una obra que propone un planteo sobre la ética, el amor, la fe, la religión y el poder político.

T: -¿Encontrás paralelos entre tu monja de esta obra y la reina Juana la Loca, otra mujer conflictuada con su tiempo, que también encarnaste?
Patricia Palmer: -Quizá las une el ser mujeres en un mundo manejado por varones, pero Juana la Loca era una reina y Ana es una monja obrera y su entorno es completamente diferente.

T: -¿Qué significó enfrentarte a ese texto?
PP: -Siempre me sentí muy identificada con su contenido: la ética, la duda frente a la existencia de Dios, los poderes, las cúpulas de los poderes negociando entre sí y dejando siempre como víctima a las bases. Me encantó siempre la obra y el texto me es absolutamente decible a pesar de no ser un asunto cotidiano.

Articulos relacionados