Ajustarán el nivel de dificultad de los videojuegos en base a la habilidad de cada jugadorTecnología 

Ajustarán el nivel de dificultad de los videojuegos en base a la habilidad de cada jugador

El problema de los videojuegos es que la trampa no dura para siempre. Es decir, una vez que uno se familiariza con las estrategias de la máquina, vencer al oponente es realmente muy sencillo. Pero en las nuevas consolas, esto podría cambiar gracias a un sistema que va aprendiendo del humano para no dejarse vencer.

Sony propuso un sistema dinámico que modifica el nivel de dificultad de los videojuegos a partir de la habilidad que demuestra el jugador, incrementando o disminuyendo el nivel según crea conveniente la inteligencia artificial que lo controla.

Al introducir estos cambios, los juegos se vuelven sofisticados, aspirando a crear sistemas que puedan aprender de los jugadores y reaccionar en tiempo real a sus decisiones, lo que permitiría crear historias únicas para cada persona.

La compañía japonesa patentó un sistema de aprendizaje automático con el que se pueda “determinar la capacidad de uno o más jugadores de videojuegos para derrotar a un oponente que no es un jugador”.

Luchar contra la máquina será más complejo

Radiografía del jugador

Históricamente, la habilidad y características de los jugadores controlados por la computadora son una parte clave del éxito de casi cualquier juego.

El sistema analizaría la habilidad del jugador para derrotar al jefe final, con el fin de identificar los métodos que emplea para ello, tanto los que tienen éxito como los que no. En base a los datos que recoja, podrá variar la dificultad de la partida, incrementándola o disminuyéndola, como se explica en el texto de la patente.

La IA también sería capaz de modificar algunas mecánicas del videojuego para adaptarlas al nuevo nivel de dificultad, es decir, podría cambiar las estrategias por las que se guía el jefe final si detecta que el jugador apenas encuentra problemas para derrotarlo, o por el contrario, para ayudarle tras varios intentos fallidos.

En este sentido, la IA se usa para determinadas funciones en el desarrollo de videojuegos, como controlar aspectos físicos de los mundos virtuales, el comportamiento o la inteligencia de los personajes o enemigos, pero también se usan estos mundos virtuales como entornos seguros de prueba

El resurgimiento actual de la IA viene de la mano de la expansión de internet y de la potencia del hardware para aprovecharlos. Al aprender de los datos con que se entrenan, distintas técnicas generativas permiten crear contenidos artificiales.

Las expectativas que los usuarios tienen en las consolas de nueva generación como la PS5 son altas. Su capacidad de procesamiento abre un nuevo mundo de posibilidades en los juegos, más allá de gráficos más bonitos gracias a los nuevos chips gráficos de AMD.

Los últimos años la IA tuvo un fuerte empuje del deep learning (uso de redes neuronales artificiales para aprender representaciones en los datos). Una de las razones es la existencia de procesadores gráficos utilizados para hacer –velozmente y en paralelo– cálculos de multiplicación de matrices necesarios cuando se trabaja con redes neuronales.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados