corchos-y-tapones:-un-negocio-que-crece-y-abastece-a-la-regionEconomía 

Corchos y tapones: un negocio que crece y abastece a la región

Una de cada siete botellas de vino en todo el mundo y tres de cada diez en la Argentina tienen un tapón fabricado por Vinventions, empresa especialista en soluciones de cierres para la industria vitivinícola. Es el segundo mayor proveedor de tapones a nivel mundial y en el país tiene su planta en San Juan y sus oficinas en Mendoza, emplea a 70 personas y exporta el 12% de lo que produce, aunque el plan es llevar ese nivel al 30%.

Fundada por Marc Noël (creador de Nomacorc, productora de corchos sintéticos) y actualmente pertenece al Grupo Noël y a L-GAM, una compañía de inversiones de Luxemburgo. En el mundo tiene siete centros de producción en Estados Unidos, Bélgica, Alemania, Francia, Sudáfrica, China y Argentina y emplea a 600 personas.

Las instalaciones de Argentina ejecutan una inversión de US$1,5 millones que, desde mediados de este año, le permitirá ampliar su producción en un 30% para convertirse en proveedora de tapones para toda la región sudamericana. Actualmente Uruguay es el principal mercado atendido por la empresa, pero se sumarán Chile, Perú, Uruguay y Bolivia hasta que los envíos externos representen 30% del total.

La Argentina es el mayor productor de vinos de Sudamérica con unas 1000 millones de botellas anuales frente a las 700 millones de Chile en el mismo período

Andrés Belinsky, gerente general de Vinventions Sudamérica, explica que la empresa empezó a vender en la Argentina en 2010 a partir de un distribuidor con productos que llegaban desde Estados Unidos. Tres años después empieza con la última etapa de la fabricación ya que la compañía consideró que era clave contar con una industria por la importante expansión de la región en el sector vitivinícola. En 2015 se completó la instalación de la maquinaria para todo el proceso productivo y se generan, en promedio, unos 300 millones de tapones al año.

“Venimos creciendo a doble digito anual y en los últimos tres años fuimos la planta con mejor evolución -describe Belinsky-. Venimos incorporando capacidad de producción, pero el crecimiento rápido la va consumiendo para atender el mercado argentino. Por eso Chile y Perú siguen abastecidos desde Estados Unidos y desde la Argentina enviamos a Uruguay”.

Frente a ese panorama se encaró la ampliación de capacidad de producción, para atender desde San Juan a todos los mercados de Sudamérica: “La rentabilidad y competitividad que podemos lograr desde la Argentina es mayor que desde Estados Unidos, con menos plazo de entrega y mejor atención del cliente”, asegura.

El objetivo es alcanzar una ecuación de 70% para el mercado interno y 30% para el externo”. La Argentina es el mayor productor de vinos de Sudamérica con unas 1000 millones de botellas anuales frente a las 700 millones de Chile en el mismo período.

La calidad de los tapones de vino evoluciona en los últimos años; en 1999 la empresa los hacía sintéticos de polietileno lo que implicó una mejora respecto de los aglomerados de corcho que tenían problemas mecánicos y sensoriales. Fue una opción para los vinos de alta gama para preservar mejor la oxigenación y no contaminarlos con sabores indeseados. En el 2012 la compañía sumó tapones para Premium con materiales no fósiles, el biopolietileno de origen vegetal. Hace tres años que toda esa gama usa ese sistema de cierre en base a caña de azúcar. En las líneas más bajas, se emplea un mix.

Belinsky enfatiza que todos los tapones que fabrican son reciclables y que ya hay algunos con cero huella de carbono. “Otro camino en el que estamos avanzando es en el de incrementar el uso de materia prima reciclada, buscamos reutilizar y lograr un ciclo de vida infinito”, define.

Con estas diferentes alternativas Vinventions cuenta con cuatro marcas: Nomacorc (tapones sintéticos de alta tecnología, donde gran parte de la materia prima es un bio-polietileno derivado de la caña de azúcar); Sübr (combina partículas de corcho natural y un aglomerante de origen vegetal biodegradable, por ahora solo comercializado en Europa); Vintop (tapas a rosca) y Wine Quality Solutions (dispositivos de medición y control del proceso enológico).

La empresa cuenta con un centro de investigación enológica en Francia donde se profundiza en el estudio del comportamiento del vino en su proceso enológico y de post-embotellado. Con 15 años de investigación tienen una alta experiencia en la gestión del oxígeno y de los polifenoles, que les permite colaborar con enólogos y productores para gestionar la duración de ciclo de vida del vino

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados