para-los-carniceros,-el-fin-de-la-media-res-perjudicara-a-los-consumidoresEconomía 

Para los carniceros, el fin de la media res perjudicará a los consumidores

Para los carniceros, la resolución 4, conjunta entre los Ministerios de Trabajo, Agricultura y Desarrollo Productivo, que le pone fin a la comercialización de la media res va a resultar un “perjuicio” para los consumidores debido a los mayores costos que, entienden, demandará para su adecuación.

Así lo sostuvo Alberto Williams, presidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la ciudad de Buenos Aires, que augura que la iniciativa no va a funcionar por la inversión que demanda y porque va a implicar un aumento de precios de la carne en un momento crítico.

“Hay que modernizar o cambiar los camiones, invertir en los frigoríficos para que puedan cortar la media res, comprar insumos, como las cajas, que valen una fortuna…El costo va a ser muy grande y va a ser en perjuicio del consumidor: hoy ese troceo lo hace el carnicero, gratis”, señaló el dirigente.

En general, para el consumo el kilaje de la media res va de los 85/90 kilos a 130 kilos, si bien hay media res más pesadas. Según la resolución, desde el 1° de enero de 2022 solo se podrá comercializar desde la salida de los frigoríficos “unidades resultantes del fraccionamiento de las medias reses en trozos cuyos pesos individuales no superarán los treinta y dos kilogramos”. La medida deja abierta la puerta para que los Ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo puedan “en casos debidamente justificados, en función de la zona y el tamaño de los establecimientos, autorizar la implementación progresiva de la medida”.

Se trata de una medida reclamada por los frigoríficos exportadores con el argumento de mejorar la comercialización incluso para hacer más eficiente la colocación en el mercado local.

Para Williams, además del consumidor, el sobrecosto le va a pegar al carnicero. “En los barrios buenos, el carnicero ya no puede pagar el alquiler, con (el costo de) la luz nomás ya está mal”, sostuvo.

Calculó que de las cerca de 6000 carnicerías que tenía la ciudad de Buenos Aires hace dos años, hoy quedan unas 5300. “Ya está muy cara la carne… No nos olvidemos de que este es un gobierno populista”, indicó Williams.

Según lo dispuesto en la resolución oficial, la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, será la encargada de diseñar “programas de asistencia financiera, destinadas al sector para contribuir a que se cumpla con la presente medida, mediante la implementación de líneas de crédito, capacitaciones y programas de fortalecimiento”.

Informe con la colaboración de Alejandra Groba

LA NACION

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados