gira-a-europa-para-postergar-el-pago-al-club-de-parisEconomía 

Gira a Europa para postergar el pago al Club de París

El Gobierno retomará mañana las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el Club de París y para ello, el presidente Alberto Fernández viajará a Europa acompañado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en un momento delicado para el titular de la cartera económica, tras el fuerte encontronazo con el ala dura del kirchnerismo y el fallido alejamiento del subsecretario de Energía, Federico Basualdo.

Frente al próximo vencimiento por 2.400 millones de dólares que enfrentará la Argentina con el Club de París el 30 de mayo, el viaje del presidente adquiere una vital importancia, ya que el objetivo del Gobierno es lograr su postergación.

Hace un mes, Guzmán ya estuvo en Europa tratando de conseguir el respaldo de la UE para las negociaciones con el FMI y para que se postergue el compromiso con el Club de París.

Tras un resultado magro en esas gestiones, el propio presidente tratará este tema con los líderes europeos, en especial, con Emmanuel Macron, presidente de Francia, para que el mandatario galo interceda con las autoridades alemanas, quienes se mostraron más inflexibles hasta el momento.

Según comentaron a PERFIL fuentes del Gobierno, el objetivo es lograr que ese vencimiento de 2.400 millones de dólares se traslade hacia delante y utilizar también los 60 días de gracia que hay desde el 30 de mayo para seguir negociando con el Club de París. En el viaje anterior de Guzmán, los funcionarios europeos le comentaron que no habría problemas de encarar una refinanción, pero que antes Argentina debía cerrar un acuerdo con el FMI.

Agenda. En la semana, habrá una crucial reunión en el Vaticano entre Guzmán y Kristalina Georgieva, titular del FMI, y por el momento no se descarta que también haya una entrevista del propio presidente Alberto Fernández con la directora gerente del organismo multilateral.

“Los tiempos no dan como para cerrar un acuerdo con el Fondo antes del vencimiento, o mismo en un corto plazo. Por eso, lo más lógico es negociar estos temas en forma separada”, admitió otra fuente del Gobierno.

Fuego amigo. Dentro del oficialismo son conscientes que Guzmán hace este segundo viaje a Europa en un mes con un considerable desgaste en sus espaldas. El “affaire” Basualdo lo dejó “golpeado” ya que el subsecretario sigue en su puesto, el esquema tarifario de energía continúa sin definiciones y a la vez, el “fuego amigo” desde el oficialismo se ha intensificado en los últimos días.

El bloque de senadores oficialistas emitió una declaración en la cual exigen que la ampliación de la cuota parte que hará el FMI para la Argentina se oriente a “políticas públicas que permitan paliar la situación de crisis que ha provocado la pandemia” y no a cancelar deuda como tenía previsto originalmente el Ministerio de Economía.

Se trata de unos 4.300 millones de dólares que Argentina tendría asignados a fines de julio o principios de agosto y el ala dura del Gobierno considera que es un monto sumamente importante para desarrollar “políticas que permitan generar más empleo y mayor asistencia en un momento tan dramático”. El ala dura del Gobierno, que es la que está teniendo cada vez más incidencia en la política económica, quiere limitar más al “desgastado” ministro.

Sin embargo, Guzmán fue respaldado en las últimas horas por la cúpula del FMI. El vocero del organismo, Gerry Rice, manifestó el último jueves en Washington su compromiso con Guzmán. “Es nuestra contraparte en las conversaciones y no voy hacer especulaciones sobre este punto”, expresó Rice cuando fue consultado sobre la situación del ministro.

Pero más allá de tener un singular respaldo de los organismos internacionales, Guzmán sigue en el “ojo de la tormenta” del Gobierno, donde admiten que el gobernador bonaerense Axel Kicillof lidera el descontento con el ministro de Economía.

En estos últimos días volvieron a sonar nombres de posibles reemplazos de Guzmán. Una de esas personas es Paula Español, actual secretaria de Comercio Interior, y el otro es Augusto Costa, actual ministro de la Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, estos movimientos de piezas encendieró la alerta en las principales entidades empresarias, las cuales se oponen a las posturas del gobernador en materia económica. En esto últimos días se multiplicaron las reuniones en las cúpulas de la Unión Industrial Argentina (UIA) y en la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y todo indica que las luces de alerta continuarán encendidas en las próximas semanas.

Articulos relacionados