remiseros-de-ushuaia:-"hoy-estamos-con-una-ordenanza-medieval-de-1988"Sociedad 

Remiseros de Ushuaia: "Hoy estamos con una ordenanza medieval de 1988"

Se debatió este miércoles en el marco de la Quinta Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante de Ushuaia el proyecto de modificación de la ordenanza municipal N°337, que estipula más derechos a los trabajadores de las 4 remiserías que actualmente funcionan en la ciudad, con un total de 180 vehículos.

El autor del proyecto, el concejal Javier Branca, defendió su postura al respecto y sostuvo que hoy “no hay derecho consagrado  alguno por estar 10,12 o 14 horas atrás del volante”, y aclaró que una de las principales modificaciones planteadas es la de que un remisero o remisera pueda, en caso de no estar “a gusto” en una Agencia, trabajar en otra y que esta amplíe el cupo.

“La ordenanza 337 de la ciudad de Ushuaia es el museo del no derecho de la República Argentina, por eso el intendente puso a sus equipos técnicos a trabajar en el asunto para que se pueda lograr un cambio”, expresó el edil a través de Fm Master’s.

Mientras tanto y por la misma emisora radial varios remiseros alzaron la voz al respecto de la cuestión, y no dudaron en afirmar que está vigente “una ordenanza medieval”.

“La ordenanza es de 1988, habla de la comuna de Ushuaia y ni siquiera de RTO, es algo que no tiene ni pies ni cabeza. Yo invertí 400.000 pesos en comprar la licencia de remise, $1,4 millones en un auto: o sea casi $2 millones de mi capital invertido en la calle para que venga un tipo que se alcoholizó una noche porque tomó una copa de más, me chocó y el seguro no me cubre”, fustigó Carlos, propietario de un vehículo de una remisería local.

En este sentido, el hombre continuó: “La ordenanza de Branca lo que busca es derogar la 337 y entregarle la licencia a los que hoy son los licenciatarios, a los que ponen el capital y el trabajo arriba del auto. Estos que se dicen empresarios (en alusión a los dueños de la agencias) son señores feudales del siglo XXI”, lanzó.

“El beneficio es la posibilidad de tener una licencia y trabajar con un grado de libertad que hoy no lo tienen. Y poder tener por primera vez después de 30 años un derecho, el de no aceptar cualquier condición: no hay ninguna legislación que rija el trabajo, no hay ley de contrato de trabajo, estatuto, convenio colectivo, paritarias”, expuso Branca.

“En el marco de esa falta de estado presente, se presta para que se haga lo que se quiera, esta es una condición que no se da en ninguna otra parte del país: no hemos encontrado otra ciudad donde las condiciones sean semejantes a las de Ushuaia, en Río Grande por ejemplo son licenciatarios los remiseros, eso les permite poder elegir la agencia que les brinde mejores servicios”, graficó el concejal capitalino.

Articulos relacionados