ni-100%-en-la-oficina-ni-todo-remoto:-el-regreso-sera-hibrido-y-mucho-lo-definira-el-trabajadorSociedad 

Ni 100% en la oficina ni todo remoto: el regreso será híbrido y mucho lo definirá el trabajador

La pandemia cambió muchas actividades diarias al punto de estar sumergidos en una “nueva normalidad”. A medida que aumenta el ritmo de vacunación, son muchas las empresas que comienzan a planificar los regresos a la oficina. Pero tampoco en éste área la vida volverá 100% a las condiciones anteriores. Cada vez tiene más protagonismo la decisión de los trabajadores y las empresas ven con buenos ojos haberse “achicado” en sus estructuras para controlar mejor los gastos.

En esta nueva dinámica, aparecen tendencias que para Tomás Calusio, director de WeWork Argentina, llegaron para quedarse, entre ellos los modelos híbridos que se afianzan en este “regreso gradual a las oficinas de forma flexible”.

Respecto al lugar, lo principal que ya se ajustó hace algún tiempo según Calusio y que se fue consolidando mientras avanzaban las restricciones, “fueron los protocolos de seguridad e higiene, el distanciamiento y la preparación del lugar, que es la base de la pirámide sobre el futuro de los espacios de trabajo”, explica.

Y agrega que, en un segundo lugar en orden cronológico aparece la necesidad de analizar “cómo volvemos”, es decir dónde quiere la personar ir a trabajar. “Probablemente se trate de algún lugar más cercano a la casa del empleado, entonces el otro gran tema es cómo se puede acercar el espacio de trabajo a la casa de las personas o a donde llevan su actividad diaria”.

Incluso admite que, cuando apuntan a crecer, en la compañía  analizan las zonas de mayor demanda por tener más cercanía con la casa de sus clientes, además de la demanda potencial que imaginan.

LinkedIn facilitará la búsqueda de empleos remotos e híbridos

Al referirse al uso y demanda de los espacios, Calusio explica que la necesidad de la cercanía no es sólo para los empleados sino que se convierte en uno de los factores que hoy toman mayor relevancia también para las empresas sin importar su tamaño o procedencia.

Como otra tendencia importante en el regreso presencial a las oficinas, señala que ya no se usa el espacio de trabajo de lunes a viernes, de 9 a 18 horas como era reconocido en el mundo anterior. “Hoy estamos viendo que los que llegan a nuestras oficinas lo hacen con un propósito puntual. Es claro que se busca encontrar ese propósito y no dar por hecho el espacio de trabajo, donde cada uno tiene su lugar y se accede porque es la rutina de todos los días”, comenta.

Y agrega que otro cambio importante pasa por los horarios. La vida de la oficina ya no genera un pico de aglomeraciones a las 9 de la mañana con gente ingresando y una salida en masa a las 13 para ir a almorzar, a las 18 para regresar al hogar. “Esto cambió porque las personas empiezan a integrar todas las actividades de su vida con el trabajo. El trabajo sucede cerca de las actividades diarias y cada vez eso tomará más protagonismo”, asegura el líder de esta marca global en la Argentina.

-¿Cuáles son las modalidades que podemos esperar en la forma de contratación de los espacios?

– Estamos trabajando con varias modalidades, para usar el lugar de trabajo por sólo una jornada, con formatos “a demanda”, para que una persona pueda utilizar el espacio para fines específicos. Eso ya se está experimentado en EEUU con muy buenos resultados y pronto se estará lanzando en Europa, con lo cual esperamos pronto tenerlo disponible en la Argentina. En la medida en que aún hay incertidumbre respecto a cuarentena, la pandemia y el nivel de vacunación, la idea es darle esa flexibilidad a las empresas y personas para pagar mientras usen, en la medida que no pueden definir a largo plazo como van a usar los lugares de trabajo.

– ¿Cómo han cambiado los espacios de trabajo en estos últimos 20 meses?

– En marzo de 2020 se leía el titular “Es el fin de las oficinas”. Lo que fue pasando todo este tiempo es la reconversión de las oficinas, que no sean un lugar de rutina, sino el espacio para socializar. Hay estudios de mercado que indican que más del 60% de la gente volvería a la oficina para sociabilizar. Esa parte social que tenemos todos como humanos es transversal a cualquier tipo de organización como tamaño de organización.

– ¿Cómo son los clientes que tienen en la Argentina?

– Un 80% de los clientes que tenemos en este mercado son multinacionales, sin embargo, en lo que va de 2021, el 80% de los contratos que firmamos son con pymes o con profesionales independientes o emprendedores. Es entendible porque las empresas grandes deben definir cuestiones de mediano plazo, respecto a las políticas de regreso al trabajo. Obviamente, a mayor tamaño de las empresas son más complejas las decisiones, por eso el segmento más pequeño es el que vemos más activo en estos días.

– ¿Cómo es la política de la empresa para estar más cerca de donde está la gente? ¿Piensan sumar nuevos lugares de trabajo?

– Está cambiando la forma de trabajar de la gente. Hay mucho trabajo que ya es 100% remoto en el país y que seguirá siéndolo. Y hay ejemplos, como uno anunciado desde la compañía hace un par de semanas, con Saks, la tienda comercial de ropa en EE.UU. Básicamente en tiendas de la marca en Nueva York que no están en las avenidas principales sino en las afueras y que cuentan con espacios un tanto ociosos, -frente a la fuerte penetración del e-commerce-, la tendencia es dar espacios de trabajo. Con lo cual buscaron a esta empresa, por su expertisse, para administrarlo. Entonces, ya no son sólo los espacios tradicionales de oficinas, sino también cómo podemos armar espacios que no están pensados como oficinas y adaptarlos.

¿Están viendo ese proceso a nivel local?

– Si. Ese cambio ya lo estamos viendo mucho en Argentina, donde he estado teniendo contacto con ciertos jugadores importantes en el país como instituciones financieras y del mundo del retail que buscan qué hacer con sus espacios y cómo mantenerlos activos. Al final del día, esto ayuda a acercar espacios de trabajo a la vida de la gente o a su rutina no laboral.

– ¿Podemos esperar que en un plazo no muy importante cambie sustancialmente el lugar de trabajo?

– Claro, en especial desde el punto de vista de cómo posicionamos el trabajo en la vida de la personas, que tenga una menor carga, o que sea una motivación y del otro lado, vamos a ver mucho de cómo las empresas usan este factor de la modalidad laboral para atraer y retener talento.

– Los cambios vienen muy impulsados por las nuevas generaciones…

– Vienen generaciones que van a ser cada vez más exigentes, apoyadas también en todos los avances tecnológicos que permiten desarrollar actividades laborales sin necesidad de estar físicamente en un espacio. Empresas que no tenían políticas de trabajo remoto llegaron a muy buenas conclusiones y pudieron encontrar muy buenos resultados no sólo en la motivación, sino también en achicar costos.

– ¿Cuántos lugares de trabajo tienen actualmente en WeWork?

– Tenemos 4 edificios. Son 33 mil metros cuadrados y dan una capacidad de casi 6000 escritorios. Es una métrica que en 2019 era muy rígida, pero que ahora como las personas vienen poco tiempo, esos escritorios ya pueden transformarse en muchos más.

Siete tendencias que marcan el mundo del trabajo en 2021

– Hablando de números, ¿cómo están trabajando hoy?

– Vemos un ritmo de regreso a las oficinas que se va consolidando. Entre los 4 edificios, en lo que va del trimestre, el 30% está volviendo al menos 1 vez por semana a los edificios, aunque si registramos diferencias según los edificios. Además, a nivel global también vemos como edificios en las afueras performan mejor que en el centro lo que nos trae a lo mismo: la gente quiere trabajar más cerca de donde se desarrolla su vida cotidiana.

– ¿Y respecto a la situación de pandemia?

Ya estamos en iguales niveles de ocupación de pre pandemia. La base del 80% de clientes de multinacionales en ese momento nos daba estabilidad, ya que tenían contratos a mayor plazo. Por su parte, los profesionales independientes pudieron dar de baja su contrato de renovación mensual, con lo cual en la primer parte de la pandemia la mayoría de las bajas vino de ese segmento, sin embargo son los que ahora están muy activos y representan el 80% de nuestros contratos de trabajo.

De todos modos ya estamos viendo que paulatinamente las grandes empresas vuelven a organizarse y replantear cómo siguen en el futuro.

– ¿Cuáles son los objetivos para cerrar este año?

Nos habíamos puesto el objetivo de salir a flote, de dejar atrás la pandemia y de lograr estabilizarnos. Hoy ya estamos en un 50% de ocupación de nuestros espacios e incluso estamos teniendo un negocio rentable en la Argentina, con lo cual podemos pensar nuevas acciones para lo que viene por delante.

Después de todo, esta empresa que se consolidó como lider del co-working a nivel global ya tiene 75 personas trabajando en la Argentina porque funciona como base de centro de servicios de la región. Y se propone seguir innovando en la administración de espacios de trabajo. Porque en la “nueva normalidad” también la oficina afianzará tendencias que llegaron para quedarse.

Articulos relacionados