la-politica,-el-poder-de-las-redes-y-el-fin-de-la-grieta:-que-dicen-seis-tiktokers-seguidos-por-los-centennials-que-definiran-las-paso-2021Espectáculos 

La política, el poder de las redes y el fin de la grieta: qué dicen seis tiktokers seguidos por los centennials que definirán las PASO 2021

“Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante, en el paraíso”, escribió Jorge Luis Borges en el prólogo de su libro Los conjurados, que publicó poco tiempo antes de morir. Décadas tardó el autor argentino en descubrir lo esencial de esos dos elementos, belleza y felicidad, según su propia definición. La generación centennial, que nació con Internet y se potenció con la explosión de las redes sociales, tiene mucho más claro que esos aspectos pueden aparecer en todos lados y en cualquier momento. Y que son el motor de sus búsquedas constantes para generar un bienestar propio y a la vez ajeno. Esa es la conclusión que sale de los testimonios de seis de los tiktokers e influencers con más seguidores de la Argentina con los habló TN Show antes de las PASO 2021, en una charla sobre la política, los cambios en la sociedad y la vida artística digital.

Leé también

Luna Montes, Matías Spano, Renata Blasevich, Esteban Vicentini, Ari Somovilla y Celeste Pamio conversaron sobre los videos que publican, el alcance masivo que tienen las redes, la ayuda que pueden brindar desde las plataformas, los cambios que persiguen para una sociedad mejor, el mundo pospandemia y de cómo la política puede ser un motor para modificar aspectos del presente.

¿Cuál es la voz de los centennials?

Si bien hay diferencias sustanciales entre los aspectos creativos que muestran, los seis centennials representados por la agencia Trendsetters mantienen una característica en común en los videos que crean: tienen mucho humor y se muestran cómo son. Esteban Vicentini, de 17 años, tiene 6,9 millones de seguidores en TikTok. Sus posteos tienen miles de interacciones, incluso algunos llegan a varios millones. “Creo que las redes sociales pueden ayudar más que nada emocionalmente a personas de cualquier edad. No solo hablo de contenido de comedia para hacer reír a alguien que tuvo un mal día, sino también las redes son una manera de despejarse o distraerse viendo lo que más nos gusta a cada uno”, opinó con respecto a lo que se puede generar desde su lugar.

Matías Spano, de 17 años, que focaliza sus clips en la comedia absurda y el remate humorístico, tiene mucho éxito. Mientras que en Instagram tiene casi un millón de seguidores, en TikTok acumula la impresionante cifra de más de 18 millones. “Nunca me imaginé que iba a tener tanta audiencia en mi poder y que a la gente le iba a gustar lo que yo hago”, comentó.

Con respecto a la carga que puede tener tanta repercusión, la edad y el mandato de los adultos, Spano sostuvo que “se espera mucho de los adolescentes”. “Hay un peso enorme. Lo estoy viviendo. Hay una expectativa de algo que hay que cumplir, como ir a la universidad, estudiar, hacer algo por el país, o, incluso, irse del país, como mucha gente que ahora dice que se quiere ir”, manifestó.

Para Luna Montes, de 19 años, que en su Instagram se define como artista, las redes sociales pueden ser una herramienta para solucionar problemas de la sociedad “si se usan de forma responsable sin desinformar a las personas”. La tiktoker, que tiene 5 millones y medio de seguidores en esa plataforma, cree que uno de las mayores problemáticas es “la desinformación en diversos temas como la sexualidad y la diversidad”.

Leé también

Renata Blasevich cosechó un millón y medio de followers en TikTok, tiene 20 años y produce videos muy graciosos donde expone situaciones de todos los días con un espíritu inspirado en el stand up. La influencer fue más allá y opinó que la sociedad está “en constante cambio” y que ahora hay cuestiones naturales que “se están desestructurando”. “Falta un cambio más profundo, algo más íntimo. Nos enfocamos mucho en modificar temas puntuales que vienen arrastrándose desde hace mucho tiempo, pero todavía no podemos hacer el mismo cambio en cuestiones más individuales”, arriesgó.

Eso mismo aseveró Ari Somovilla, de 17 años con 7,2 millones de seguidores en TikTok y que publica videos donde mezcla el humor con la música. “Creo que el cambio empieza en uno mismo: si uno se propone mejorar su estilo de vida puede lograr grandes cambios a lo largo del tiempo”, aseguró. Para la influencer “las redes sociales vinieron para quedarse”. “Hay que verlo como una solución y no un problema. Muchos se quejan de las horas que se pasa con ellas, pero es como cada uno lo ejerce. Los nuevos trabajos de hoy en día usan las redes sociales como el marketing”, definió.

Más analítica con el rol de las redes en el mundo fue Celeste Pamio, de 18 años, que suma 4,8 millones de fanáticos en TikTok. La adolescente enfatizó que las nuevas plataformas se convirtieron “en una gran potencial a nivel mundial” y por eso “cumplen un rol imprescindible” en la sociedad. “Son una herramienta a la que hay que sacarle mucho provecho. El uso más importante es el poder solucionar distintos problemas de carácter, social, político o económico”, remarcó.

Qué cambios necesita la Argentina, según el “voto joven”

La mirada hacia el otro es un tema de preocupación para los centennials. “En la sociedad en la que yo vivo, con la gente de mi edad, estamos todos muy sensibles. Muy a la defensiva siempre. Como creador de videos todo el tiempo estamos atentos a no decir nada que lastime a otro porque no quiero eso”, acotó Spano. “Queremos concientizar sobre la libertad de gustos pero si alguien se viste con algo que para nosotros es ‘feo’, criticamos. Y así en un montón de aspectos. Y creo que por eso la gente se inhibe y no lucha por ciertos objetivos, por el ‘qué dirán’”, agregó Blasevich.

“Dejaría de crear estereotipos en los que las personas se basen para sentirse bien, como los cuerpos, y le daría más importancia a la salud mental de las personas ya que creo que con paz mental son más productivas y eficientes”, amplió Somovilla. Una visión parecida arrojó Vicentini, que dijo que pretende “una sociedad más libre y feliz” donde “nadie tenga que esconder lo que es o lo que quiere”.

¿Cómo se pueden alcanzar los objetivos de cambios? Sin entrar en grietas políticas ni identificaciones partidarias, todos los influencers coincidieron: desde su lugar se puede buscar algo diferente para construir una comunidad distinta. Los intereses de los centennials no son los mismos que los de los millennials y ni hablar de lo que siguen explorando quienes pertenecen a la Generación X. “Hay que encontrar lo que realmente querés hacer de tu vida. Como influencer tengo mi sueño que quiero ser actor, seguir creando contenido. Hay muchas personas que son más grandes que yo que realmente no ven esto como una solución”, opinó Spano.

Somovilla sostuvo que los grandes problemas que hay hoy en la Argentina son la pobreza, el racismo, la violencia de género, la homofobia y la emergencia climática. La instagrammer tiene claro que para abordar esas problemáticas hay que ser transparentes desde el poder. “La política debe ser clara y honesta, es lo único que pide la gente, que se pongan en los zapatos de uno y que puedan sacar al país adelante”, lanzó.

Pamio coincide en que la pobreza es una preocupación enorme, lo que provoca otro drama: el hambre. “A veces es hasta casi imposible que esta gran parte de la sociedad pueda acceder a servicios básicos y necesarios como agua potable, vivienda digna, educación o incluso la salud”, expresó. Por eso, sin vueltas, enumeró que cambiaría la sociedad a partir de una reforma del sistema educativo, la mejora en la atención sanitaria para quienes no tienen recursos dignos, la reducción de la pobreza y un empleo digno.

Para la tiktoker, el cambio de algunas leyes es clave, al igual que el fin de la grieta. “Cambiaría el sistema judicial para que las leyes sean más estrictas y humanamente posibles. La grieta gubernamental tendría que cambiar para unir ideales con el fin del bienestar social dejando ciertos factores de lado a la hora de la toma de decisiones ya que esas diferencias tienen consecuencias en el ser humano”, definió.

La Argentina pospandemia

Muchas de las modificaciones de la actualidad están aletargadas por la pandemia de coronavirus. Con la salida progresiva de la crisis global sanitaria que se está dando gracias a la vacunación, surge una pregunta hacia el futuro. ¿Cómo ven al mundo laboral y a la sociedad de la Argentina en la pospandemia?

“No van a existir más oficinas como conocemos. Quizás haya lugares de estudio donde se junten diferentes personas que trabajen en diferentes espacios. Funcionó bien el home office”, comentó Spano. Somovilla, por su parte, argumentó que la gente “aún tiene miedo” y que “la pandemia no se acaba”. “Es parte de todo, nadie sabe cuándo va a parar”, indicó.

Una mirada retrospectiva tiene Vicentini que cree que la sociedad se va a ir “recuperando de a poco”, pero que hay algunas heridas que quedaron presentes, como la violencia. “Siento que la gente está demasiado agresiva. Se puede ver en el día a día con solo prender la televisión y ver el noticiero. Este enojo que tiene la gente también lo entiendo, el encierro nos pegó a todos de distintas maneras”, recalcó.

Montes, a su vez, se mostró preocupada en este mundo que va adaptándose a una era diferente por la educación y las consecuencias de estos meses, a pesar de lo avanzado del uso de la tecnología. “En cuanto a lo humano afectó mucho psicológicamente a todos los adolescentes y niños que no pudieron tener una escolaridad presencial y de esa forma tampoco una sociabilización normal”, dijo.

Algo similar aportó Pamio, en referencia a lo que provocó el encierro, aunque su visión tiene un costado positivo. “Si bien a la gran mayoría de la sociedad la pandemia logró desestabilizarnos, modificó distintos aspectos en mí, como por ejemplo, compartir más tiempo con mi familia, cocinar, tener tiempo personal, acostumbrarnos y adaptarnos a lo virtual”, completó. Con respecto a los cambios que generó la pandemia, la tiktoker sostuvo que “llegaron para quedarse” y que la sociedad va camino a una “readaptación” constante como por ejemplo algo tan sencillo como sentarse en un bar sin tapabocas ni distanciamiento social. “Se van a volver a retomar hábitos que después de tanto tiempo desnaturalizamos”, arriesgó.

La felicidad como motor de búsqueda

¿Cómo será el mundo que les quede las generaciones que siguen después de la de ellos? Nadie sabe. Pero los seis influencers tienen en claro que la felicidad personal y el bienestar dentro de una sociedad puede estar más cerca si se lo busca con ímpetu. “Hay que equilibrar los tiempos y focalizarse en tu interés. Es lo que te hace feliz y te motiva a seguir adelante”, dijo Spano. “Quiero un mundo con más paz, menos prejuicios y una humanidad más humilde que busque un bien común y no solo el propio”, remarcó Montes.

Blasevich, por su lado, aseguró que quiere que las futuras generaciones “empiecen a derribar las barreras que se imponen”. “Qué no importe la mirada del otro. Todo se puede. Porque si vos no te la jugas por lo que vos querés, ¿quién lo va a hacer?”, se preguntó. “Que al pasar los años veamos lo que pasa ahora como una evolución del ser humano y que todos podamos aprender un poquito de ella dejando atrás las diferentes enseñanzas de vida y aggiornarse a estas nuevas generaciones donde nos queda mucho por aprender”, comentó Pamio.

Leé también

La mirada hacia el pasado también tiene una repercusión en el presente y en lo que será el futuro, para Somovilla. “Desde la homofobia hasta el pensamiento, no es lo mismo que hace 50 años. Somos más independientes, tenemos más libertad de expresión y ya con eso cambió el siglo totalmente. A las siguientes generaciones solo queda decirles que cuiden a la Argentina en todo sentido, que hay oportunidades en el país, solo hay que buscarlas y explotarlas”, opinó.

No por simple es menos importante el deseo de Vicentini. “Siento que todos deberíamos vivir más tranquilos y felices”, expresó. En esa búsqueda, parece, no hay grieta que valga.

Articulos relacionados