paula-chaves-anticipa-bake-off-y-dice-que-es-la-hora-de-los-realities-y-la-gastronomiaEspectáculos 

Paula Chaves anticipa Bake Off y dice que es la hora de los realities y la gastronomía

“Para estar en la tele y lograr empatía con el público se necesita ser una persona auténtica. Tenés que mostrarte tal cual sos. A mí, por ejemplo, no me sale el rol de hacerme la periodista porque no lo soy. Aporto desde el lado de la espontaneidad”, se define Paula Chaves, mientras espera a la peluquera en un estudio de grabación en Pilar.

Y lo dice, quizás, como una manera de ensayar algunas máximas en un oficio tan inclasificable como el de conductor. Ahora, la modelo, actriz y conductora vuelve ponerse al frente de un barco que ya conoce, el de Bake Off.

Desde el lunes 13 de septiembre, a las 22.30 por Telefe, será la encargada nuevamente de conducir Bake Off Argentina. El Gran Pastelero, el reality que reunirá a catorce reposteros amateurs compitiendo por un premio millonario. El programa irá de lunes a jueves y el domingo en el mismo horario.

El rating de los concursos

Paulas Chaves dice que la pastelería es una ciencia exacta. Y que ella no suele hacer las recetas al pie de la letra. Foto Prensa Telefe

En los últimos meses, los programas de concursos arrasaron con el rating en la televisión abierta. Chaves, que estuvo como participante de algunos como Super M y Bailando por un sueño, dice cuáles son las razones de esta elección del público.

Cuenta cómo cambió la televisión durante la pandemia y cómo hacen con su esposo, Peter Alfonso, para separar las aguas entre la vida pública y privada. Justo ellos, que se conocieron en Showmatch, con medio país opinando sobre el noviazgo.

-Dijiste en una nota que “Bake Off” es un “programa blanco”. ¿Por qué lo definís así?

-Yo soy medio fanática de este programa. Me pasa que, a veces, estoy en el medio del set de grabación y la producción me dice: “Paula, salí de ahí. Estás en plano”. Yo me pongo al lado de los pasteleros viendo si les sale o no una torta. Digo que es un programa blanco por lo que produce a nivel familiar. No hay cosas que uno está acostumbrado a ver en la televisión, como discusiones o peleas.

En Bake Off todo está apuntado para que a los participantes les vaya bien. Y los consejos del jurado son para mejorar. Nunca vas a ver al jurado escupirle una torta a alguien, más allá de que sea una competencia. Con el programa pasó eso: atrapó a la familia. Lo digo de las dos temporadas anteriores, aunque la última llegó en cuarentena y con los chicos con más tiempo para ver la tele hasta tarde. Nos enganchó a todos.

-El programa será diario por primera vez. ¿Qué pensás que le agrega al concurso esa frecuencia? ¿Alguna vez sentiste que el hecho de hacer un formato rígido encorseta algunas propuestas que puedan venir de vos o de la producción?

-Puede ser. A veces, suceden cosas y puedo decir: “¿Y si ahora, de repente, para hacer más ágil la competencia, sucede tal cosa…?” Ahí la producción me dice: “No, hay que pedir permiso afuera”. Creo que funciona bien así como está.

En cuanto al programa diario, nos hará conocer más en profundidad a cada personaje. No los vas a ver cocinar sólo dos veces. Habrá desafíos técnicos, creativos, múltiples y sorpresa, además de la final del domingo. Se van a encariñar con cada personaje porque los van a conocer más.

Paulas Chaves volverá a ser conductora en la nueva edición de Bake Off Argentina. Foto Prensa Telefe

La polémica amateur vs. profesional

-El año pasado, el final de la segunda edición estuvo marcada por la polémica, a raíz de una participante que tenía experiencia profesional. De esa forma, no cumplía con el requisito de ser amateur. ¿Te parece que eso le quitó transparencia al programa de cara a lo que viene?

-No creo. Hay una delgada línea entre lo profesional y lo amateur en la pastelería. La chica que fue eliminada el año pasado no era profesional, con un título; había hecho cursos y sí había ejercido como profesional. No lo declaró. En este tipo de concursos, son cosas que pueden pasar. No va a suceder este año porque habrá un análisis más exhaustivo de cada caso.

También está en la honestidad de quienes se presentan, que firman una declaración jurada en la que dicen no haber ejercido el trabajo de forma profesional. A la producción no se le escapó: la chica firmó algo y estaba mintiendo. Es un concurso re transparente y un formato probado a nivel mundial.

Paula Chaves die que Bake Off Argentina es para ver en familia. Foto Prensa Telefe

La voz argentina tuvo un rating arrasador en su última emisión. Masterchef marcó el debut de mayor audiencia en 2020. Da la impresión de que la televisión -al menos, el rating- les pertenece a los programas de concursos por sobre otras producciones. Con varios años de experiencia en el medio y en la conducción, Chaves da su mirada sobre este fenómeno.

-Sucede algo con los programas de concursos: monopolizan el rating. Y queda poco espacio para otras propuestas. ¿Pensaste en las razones de esa tendencia?

No soy mucho de fijarme en el rating y trato de disfrutar de lo que hago. Siento que son formatos que atrapan a la gente; quizás se empezaron a instalar más durante la cuarentena. Uno los puede ver en familia y tiene lindos momentos para compartir, desde el lado de la cocina, la música o el baile. No soy una palabra autorizada para analizar el rating, pero siento que son formatos que llegaron a las familias.

-Fijate lo que sucedió este año. Al programa de Jey Mammon le va bien y el intento de Jorge Rial tuvo un paso en falso…

-Creo que la gente quiere divertirse. Es eso, al menos para mí. Quiere pasarla bien y olvidarse de todo lo que sucedió, que fue muy fuerte para todos. Puntualmente, Rial me merece todo el respeto; siempre fue respetuoso y generoso conmigo.

Sobre Jey Mammon te puedo decir que me encanta y no me sorprende su éxito porque lo conozco: empecé trabajando con él en el teatro. Me resulta agradable verlo en su programa. Es agradable y entretenido y se ve que los entrevistados se sienten bien ahí. A veces, me siento a verlo con los chicos, aunque puedan decir alguna barbaridad.

Pamela Villar, Damián Betular, Paula Chaves y Dolli Irigoyen. El staff de Bake Off Argentina. Foto Prensa Telefe

Volver al Bailando

-¿Te sorprendió lo de Tinelli? Los números de rating son bajos.

-El programa de Marcelo me encanta. Y el Bailando… me fascina. Me encantaría volver, porque me parece espectacular. Como te dije, no soy quién para analizar el rating. Me gusta, me divierte y siento que es un sello en la televisión. Las cosas van cambiando. De repente, ahora es la era de los reality y de la gastronomía. Va mutando, pero no sé a qué factores adjudicarlo.

-Justamente, en el programa de Marcelo surgió tu romance con Peter Alfonso. Pasaron muchos años, un casamiento e hijos. Con las redes y la exposición que tienen, ¿les cuesta o discuten el tema de separar la cuestión de lo público y lo privado en el vínculo?

-Son cosas naturalizadas desde el minuto uno. Siempre cuidamos nuestra privacidad y mostramos lo que quisimos mostrar. Cuando comenzó todo en ShowMatch, era 100% lo que sucedía. Cuando empezamos a tener una relación, nunca se planteó: “Che, mostramos esto o lo otro”.

No nos consideramos fanáticos de las redes sociales. Tratamos de compartir cosas lindas de nuestra vida cotidiana y de la crianza. Llevamos siete años de casados. No estamos tan en el ojo de la tormenta -por decirlo de alguna forma- como en su momento, cuando todo el mundo opinaba de nuestro noviazgo.

-Ya que comienza “Bake Off”, ¿cuál es tu mejor receta dulce?

Me fanatiza la pastelería, pero no tengo una receta ganadora. ¿Sabés qué pasa? Cuando yo estoy cocinando, si la receta dice cuatro huevos y yo sólo tengo tres, le pongo tres nomás. La pastelería es una ciencia exacta. Y yo, en esas cosas, soy un poco rebelde.

Información

Damián Betular y Dolli Irigoyen (parados), junto a Pamela Villar y Paula Chaves. El staff de Bake Off Argentina. Foto Prensa Telefe

El programa es un formato británico -allá el nombre es The Great Bake Off– de la productora Love Productions para BBC Studios. Comenzó a transmitirse en 2010 y, actualmente, lleva once temporadas con gran éxito en ese país. Ésta es la primera vez que una versión del programa tendrá frecuencia diaria.

Estas son otras de las novedades que trae Bake Off Argentina. El Gran Pastelero, la versión argentina del programa con producción de Warner Media Latin America.

1) El jurado incorpora a Dolli Irigoyen, una gran referente de la gastronomía en el país. Tendrá ese rol junto a Damián Betular y Pamela Villar. Cada participante deberá preparar postres, tortas, galletas y panes. El jurado buscará al mejor pastelero amateur del país.

2) Dani “La Chepi” será la “host digital”. Su objetivo será mostrar el detrás de escena y la intimidad de los participantes del reality. Ese contenido se verá en las plataformas digitales de Telefe.

3) A través de un desafío, de lunes a jueves, se elegirá al mejor pastelero del día. El ganador tendrá como premio un plus de tiempo extra para la prueba del domingo.

4) El domingo, la semana del programa terminará con una gala de eliminación.

5) Son 14 los reposteros aficionados que deberán demostrar su destreza técnica y creatividad. El ganador se llevará un premio de un millón y medio de pesos.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados