una-muestra-sobre-pink-floyd,-en-el-paseo-de-la-famaEspectáculos 

Una muestra sobre Pink Floyd, en el Paseo de la Fama

Ellos no tienen todavía su estrella en el Paseo de la Fama con la que puedan fotografiarse sus seguidores, a diferencia de sus compatriotas Queen o Elton John, pero desde el fin de semana pasado y hasta el 9 de enero los fans de Pink Floyd pueden visitar una exhibición con más de 350 objetos personales, entre instrumentos y artefactos varios de sus icónicos álbums y shows, que retratan cronológicamente la historia de la banda.

La gente que hace cola desde entonces para entrar al Vogue Multicultural Museum (6675 de Hollywood Boulevard) se puede entretener sacando fotos de la estrella de George Takei, el Mr Sulu de Viaje a las Estrellas, o de The Monkees.

En cualquiera de las tiendas de souvenir para turistas que se multiplican en el área ya se podían comprar remeras de Pink Floyd, aunque el Museo (que el año próximo albergará una muestra de Lewis Carroll y su Alicia en el País de la Maravillas) tiene un área de merchandising espectacular.

Nick Mason. El baterista de PinK Floyd cortó la cinta de inauguración de la muestra sobre la banda.

De dónde viene la muestra

La retrospectiva The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains debutó en Londres en 2017 y llegó a Hollywood después de pasear por Europa. Tiene sentido que sea Los Angeles la ciudad que estrene la muestra en Estados Unidos, ya que aquí se completó y mezcló The Wall, y Pink Floyd estrenó en 1980 el tour mundial de ese disco con 7 shows multitudinarios en el Memorial Sports Arena.

En el Museo se pueden ver desde las letras y dibujos de Roger Waters para ese disco y hasta el bastón con el que solía pegarles un profesor a él y a su compañero de clase Syd Barrett y que inspiró el docente de la película que inmortalizó Alan Parker.

Según el curador de la exhibición, el director de arte de la banda Aubrey Powell, el baterista Nick Mason es, de los miembros sobrevivientes, el que aportó mayor cantidad de objetos porque es un gran coleccionista. Aunque Roger Waters y David Gilmour también trajeron lo suyo.

Nick Mason, en la muestra sobre Pink Floyd, que reúne 350m objetos de la banda, incluyendo algunos instrymentos.

Amor a la mexicana

“Es muy excitante saber que hay tanta gente joven interesada en nuestro trabajo, uno tiende a pensar que nuestros fans crecen con nosotros”, decía Nick Mason en la alfombra roja, por la que desfilaban muchos personajes latinos, después de haber inaugurado la muestra cortando una cinta.

Los músicos mexicanos Pepe Aguilar, Pablo Hurtado de Camila, Sergio Arau, y Fehr Rivas contaban la inmensa influencia que había tenido la banda en sus carreras, mientras se codeaban con algunos personajes mediáticos de los que nunca faltan.

“Pink Floyd sabe que la mayoría de sus fans se encuentran en América Latina”, nos explicaba el promotor mexicano que trajo la muestra a Los Angeles. Diego González, que llevó antes a su país exhibiciones de Tim Burton y de H.R. Giger, el creador de las criaturas de Alien.

Nick Mason expone en la muestra sobre Pink Floyd su batería favorita.

Asegura que este de Pink Floyd fue su desafío más grande, con tantos objetos para poblar un espacio de mil metros cuadrados. “Hay que montar una obra que puedes vivir a través de los sentidos“.

Eso mismo hace el sistema de auriculares que te acompaña a lo largo de los 10 cuartos de la muestra, que te va dando sonidos y explicaciones en la medida en que te acercás a uno u otro objeto.

Una interacción que empieza con los cuadros y las fotos de Syd Barrett, el miembro fundador que tuvo que alejarse por su esquizofrenia pero que fue la gran inspiración. La muestra termina con imágenes de Comfortably Numb, el último tema que la banda separada oficialmente en 1985 cantó en vivo, en el Festival Live 8 de 2005.

González lo llama a Mason el integrante neutral, el que debe acordar con los otros dos y se ha convertido en el tutor natural del legado de la banda. El músico, que cuenta que una de sus baterías de los 70s, con la pintura de un cuadro famoso japonés, es su elemento favorito en la muestra, asegura que no tendría problemas en reunirse de nuevo, pero que teme que esa no sea la voluntad de sus compañeros.

“Es genial poder mostrar que todo esto que hemos hecho es producto del esfuerzo de más personas que los músicos que integramos la banda. Somos afortunados de haber tenido el éxito que tuvimos, es un gran privilegio”, decía. Su sueño ahora es visitar Latinoamérica con su banda, Saucerful of secrets, con la que recrea los temas más antiguos de Pink Floyd.

WD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados