por-los-planes-sociales-y-la-despoblacion-del-interior,-las-fabricas-de-maquinaria-agricola-no-consiguen-personalEconomía 

Por los planes sociales y la despoblación del interior, las fábricas de maquinaria agrícola no consiguen personal

Se considera a la maquinaria agrícola como un resguardo del capital ante la persistente inflación y la carencia de alternativas de inversión. Así lo siente el contratista y el productor.

Ello ha generado un buen año con mejoras en las ventas, en diversos rubros como por ejemplo sembradoras, pulverizadoras, fertilizadoras, acoplados de cosecha, entre otros. Referentes de la industria explican que las ventas se incrementaron entre un 35 y una 40% respecto del año pasado.

Ello genera en las localidades donde se ubican mayoritariamente las fábricas, un déficit palpable de oferta de personal capacitado o no. También faltan viviendas para alojar a los posibles trabajadores que se puedan conseguir provenientes de otras localidades.

Las exportaciones del sector forman parte de los factores que activan la demanda de mano de obra.

En el mismo sentido, detallan la necesidad de gente para líneas de montaje, soldadores, operadores de máquinas con control numérico, técnicos mecánicos, para mencionar algunos puestos de trabajo más demandados.

En algunos casos son los planes sociales y la migración en busca de otros horizontes, factores que contribuyen a esta falta de mano de obra.

En otros casos, la carencia se explica en la demanda originada en los últimos tiempos, y que ocurre en localidades más bien reducidas en lo que a población se refiere, donde no hay mucha oferta laboral, y menos aún capacitada para cubrir las demandas de la industria metalmecánica.

En esas localidades no suele haber el nivel de desocupación que hay en las grandes ciudades. Precisamente, una de las características de la industria de la metalmecánica, radica en contribuir a la permanencia de la gente en sus lugares de origen.

La capacitación en la compañía es uno de recursos para desarrollar el personal necesario.

No son pocas las empresas que en lo que va del año, incrementaron su personal entre un 20 y un 30%, y ello contribuye a la carencia de una oferta laboral que pueda responder a la demanda.

Un recurso para salir de paso que encuentran las empresas es destinar medios de trasporte para el personal que vive en localidades vecinas. Otros, ofrecen vivienda para la fuerza laboral procedente de localidades más alejadas y con alguna preparación específica.

Mientras tanto, algunos piensan a la automatización de ciertos procesos, a fin de no demorar el crecimiento de las empresas. Los industriales afirman desde importantes regiones del país, que para resolver este problema es conveniente transformar los abundantes planes sociales en puestos de trabajo, ya que la gente no se incorpora a las empresas, a fin de no perder ese beneficio social.

Es cierto que algunos gobiernos de provinciales como el de Córdoba, ya estan trabajando en ello, además de impulsar políticas de capacitación. En la referida provincia el incremento de la producción fue de un 30% desde el 2019 hasta ahora.

Las sembradoras es uno de los rubros con fuerte demanda.

A nivel nacional se estan dando los primeros pasos, con el programa “Te sumo” para empleados jóvenes, por el cual se ayuda a empresario con una suerte de subsidio para que pueda incorporarlos a la empresa.

En algunas zonas específicas la realidad es que falta mano de obra capacitada. Tal es el caso que comenta Osvaldo Giorgi, directivo de la empresa fabricante de sembradoras y rastras de discos Máquinas Agrícolas Giorgi. Como ellos estan en Fuentes, cerca de Casilda, de Rosario y de otras localidades, siempre tienen postulantes ante toda demanda. El déficit, para Giorgi, es la falta de preparación técnica necesaria para trabajar en la metalmecánica.

Además, “no hay abundancia de planes sociales en la zona” dice. Y señala que “no solo damos trabajo, sino que somos una escuela de entrenamiento, porque empleado que se incorpora si tiene voluntad, aprende diversas cosas de esta disciplina. Por ejemplo, aprende sobre manejo de herramental, sobre medición de piezas, materiales, procesos industriales diversos, preparación de superficies para otras operaciones dentro de la fábrica”.

La fabricación de esparcidoras de efluentes es una actividad que desarrollan las fábricas de maquinaria agrícola.

“En los últimos tiempos a través de la posibilidad que nos brindan los créditos fiscales o los bonos fiscales que son promovidos por programas de apoyo a la industria desde el Ministerio de Producción de la Nación. A través de esa vía, incorporamos asesores o especialistas que capacitan personal como soldadores, en el sector de pintura”, detalla Giorgi.

“A propósito de lo que es capacitación, estoy ejerciendo la presidencia de la Fundación Cideter, que es una unidad de vinculación tecnológica que se encuentra en Las Parejas, y donde acabamos de inaugurar una escuela de soldadura. Allí se capacitará a personal de las empresas y a principiantes, personas que tiene la UOM en oferta en su bolsa de trabajo” explica.

Ignacio Tanzi de la fábrica de sembradoras Tanzi de Arequito, también aportó su visión y dijo “la gran mayoría de las fábricas de maquinaria agrícola estan radicadas en localidades de población no muy grandes, y sin mucha disponibilidad de mano de obra capacitada en aspectos técnicos. Entonces,  cuando se presenta la posibilidad de crecimiento y se precisa contratar gente, aparece el problema de falta de oferta laboral.

“Son escasas las personas con los oficios de la industria metalúrgica como soldadores, gente con conocimiento en la lectura de planos, oficio de tornero para el mecanizado, entre otros. Que en verdad son oficios simples de esta actividad y que son realmente escasos, y allí queda en evidencia la importancia de las escuelas técnicas, de nivel secundario” señala.

“Como sociedad debemos poner un poco el ojo en ese tema y desarrollar más estos oficios. Nosotros estamos en un proyecto de expansión con la planta nueva en construcción y nos encontramos con este problema como le ocurre a varios de los colegas. Ante este problema optamos por dedicarle un tiempo a la capacitación directa en la medida que la medida que se presenta la necesidad”, explica Tanzi.

Esteban Giammalva, jefe de Marketing de Fertec, empresa que fabrica fertilizadoras en Marcos Juárez, Córdoba, dijo que en el término de un año y medio duplicaron la cantidad de personal. “Y las dificultades para esa incorporación radica en el contexto geográfico en el que se encuentra la mayoría de las empresas del sector”, afirmó.

“Las plantas estan ubicadas en ciudades medianas o chicas, como Marcos Juárez y Las Parejas, donde existe una oferta de empleo capacitado limitada y por ello hemos contratado mucha gente que es de otras ciudades como Córdoba, Rosario, CABA, Río Cuarto, y buena cantidad de gente de localidades de la zona, como Leones, Inriville. Los Surgentes, Cruz Alta. Con lo cual tenemos empleo y talentos de muchas partes del país” contextualiza.

“En los puestos de fábrica, que demandan operadores formados en escuelas industriales o que pasaron por un proceso de capacitación de mecatrónica o alguna cuestión por el estilo, se complementa esa formación con programas de capacitación específica para evitar que la curva de aprendizaje se torne muy extensa” dice.

Las pulverizadoras es uno de los capítulos de la industria nacional con buen nivel de actividad.

Ocurre que el gran desafío es producir cada vez más porque el mercado lo exige. Y precisamos planificar los tiempos de entrega. De lo contrario con la venta de este año nos comemos la entrega del año próximo”, redondea Giammalva para finalizar.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados