flamenca,-comerciante-y-sede-de-un-hecho-deportivo-historico:-messi-llego-a-brujas-para-debutar-en-champions-con-la-camiseta-del-psgDeportes 

Flamenca, comerciante y sede de un hecho deportivo histórico: Messi llegó a Brujas para debutar en Champions con la camiseta del PSG

Es una de las más viejas y bellas ciudades medievales europeas y probablemente la primera que inventó la noción de mercado, la Bolsa y las cartas de crédito, la que recibe al Paris Saint Germain para su gran match con el Brujas, el equipo local, para una fecha de la Champions League. Desde mañana también pasará a la historia como el lugar donde Leo Messi debutó para su club parisino en la máxima cita del continente. Un nuevo capítulo para su larga historia. El comienzo de otra aventura que para el PSG tiene un solo objetivo: la final de la Champion League en el 2022 en San Petersburgo y la promoción del Mundial de Qatar, su país de origen.

Flamenca, comerciante, con sus calles empedradas y con tantos canales que la llaman la Venecia del Norte, Brujas recibió al PSG y su tridente de oro -Messi, Mbappé y Neymar- como en un día de grandes fiestas. La guerra de las estrellas comienza aquí, en Brujas. El PSG es uno de los clubes favoritos para poder ganar ese torneo y raramente Brujas tiene el honor de alojarlos. Sus tres estrellas no conocían la ciudad, adonde llegaron tras haber realizado un viaje de 20 minutos en un avión, desde Paris al aeropuerto de Ostende.

A pesar de la lluvia, fueron a entrenarse al estadio, que se llama Jan Bredel. Ha sido bautizado con ese nombre para honrar la memoria de un héroe flamenco, que se levantó en el siglo XIV contra el opresivo régimen del rey Felipe el Hermoso, casualmente, con sede en Paris.

Cuando el PSG llegó a Brujas en su característico ómnibus azul desde el aeropuerto de Ostende, esta ciudad adormilada de turistas por la pandemia despertó. El estadio lo esperaba para su primera sesión de entrenamiento y fans con banderas argentinas coreaban el nombre de Messi. Allí estarán esta noche 30.000 espectadores, entre ellos 1500 parisinos. Aunque el gran amor de Brujas es el ciclismo.

Los tres galácticos: Messi, Neymar y Mbappé, reconociendo el estadio de Brujas. Foto: AFP

Leo Messi jugará con otra camiseta que no sea la del Barcelona los 90 minutos y con el número 30 y no el 10 en la espalda.

Fueron 22 jugadores seleccionados del PSG para enfrentar a “Brugge” este miércoles por la noche. No estarán ni Angel de Maria, que ha sido suspendido, ni Marco Verrati, lesionado en la rodilla izquierda. Pero integran la lista Navas, Donnarumma, Letellier, Hakimi, Kimpembe, Marquinhos, Mbappé, Paredes, Icardi, Neymar, Danilo Pereira, Wijnaldum, Herrara, Diallo, Messi, Draxler, Kehrer, Mendes, Dine Edimbe, Bitshiabu, Alloh y Bitumazala.

Brujas en movimiento: uno de los típicos mercados de la ciudad.

El equipo de Brugge se lo toma con humor. Simon Mignolet, el arquero del club, contó que que ellos se divirtieron con el entrenador de arqueros.”Nosotros tenemos una máquina que tira la pelota, para trabajar. Pero ella no lo hace como Messi. No es fácil parecerse a lo que él hace. No es posible con una máquina”, reconoció riéndose.

“Yo jugué contra muchos grandes atacantes pero para mi Messi es el más fuerte. No estoy nervioso sino excitado con la idea de jugar. No los vamos a mirar como con ojos de chicos en el pasillo porque, en ese caso, ya perdimos. Nosotros sabemos que tienen muchas individualidades. Pero nosotros trabajamos toda la semana para defendernos juntos y tener un plan que les haga mal”, reconoce el arquero Mignolet.

El arquero Simon Mignolet asegura que está excitado por enfrentar a Messi y al PSG. Foto: AFP

“Pedido colectivo del planeta”

En la clásica conferencia de prensa, Mauricio Pochettino, el DT del PSG, se rindió con una sonrisa en Brujas, ante la demanda de que estén en el partido Leo Messi, Kylian Mbappé y Neymar.

Me tendré que sumar a la excitación colectiva de todo el mundo a ver a estos tres juntos. Caí rendido al pedido colectivo del planeta del fútbol”, dijo el entrenador de origen argentino.

Ganar la Champion, que comienza hoy en Brujas, es no solo el objetivo de PSG: su estrategia está en el corazón de la diplomacia de Qatar, que ha reunido a un equipo billonario para acompañar al deporte con su nuevo reposicionamiento en el mundo y especialmente, en Medio Oriente. Desde las negociaciones con el Talibán a ser un creíble interlocutor de los occidentales y mediador, si es necesario. El PSG es una de las grandes patas de esa misión de cara al mundial próximo en Qatar.

Brujas, cosmopolita y medieval 

Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco por su centro histórico inmaculadamente bien mantenido, apenas 20.000 personas viven allí pero son 117.000 habitantes en sus alrededores. Brujas, a 3 horas y media de Paris en automóvil, tiene una enorme importancia económica gracias a su puerto, que se conecta con la ciudad vía un canal, tras perder su acceso al mar en el 1050.

Las típicas fachadas flamencas de Brujas. Los escalones en los techos definían la clase social: cuanto más escalones, más rica era la familia. Foto: Noel Smart

Tierra de innovadores, “entrepreneurs”, grandes comerciantes, todos los burócratas y grandes funcionarios de la Unión Europea se forman en su prestigioso College of Europa. Desde el ex viceprimer ministro Nick Clerg, hoy número dos de Facebook a Marina Wheller, la ex esposa del primer ministro británico Boris Johnson, la mayoría de los actuales líderes europeos pasaron por sus aulas.

Cosmopolita desde su fundación, Brujas recibió a los comerciantes portugueses que venían pimientas y otras especies en el siglo XV. Los vascos trajeron hierro, comodities y hasta establecieron su propio consulado comercial. Pero fueron las lanas y los textiles los que hicieron crecer su comercio. De allí provienen sus encajes o “laces”, que formaron parte del ajuar de reinas y novias y aun se mantiene la tradición.

Rica, burguesa y con una milicia, se levantó la población con el Conde de Flandes contra Francia, que terminó en la batalla de Golden Spurs. La estatua de Jan Breydel no sólo se puede ver en la plaza del Gran Mercado sino en el estadio que lleva su nombre. La milicia se mantuvo como un cuerpo paramilitar, con sus propias armas y armaduras, según el status de su familia.

En el sigo XVII Brujas cayó pero en el siglo XII comenzó su resurrección para convertirse en la primera destinación turística para ricos franceses y británicos. Los alemanes la ocuparon pero no la bombardearon ni en la primera ni en la segunda guerra mundial hasta su liberación por las tropas canadienses.

Con su arquitectura medieval intacta y su sentido comercial, la ciudad es visitada por 7 millones de turistas por año. La iglesia de Nuestra Señora es el segundo edificio más alto de la ciudad y allí se encuentran la Madonna y el Niño, la única escultura de Michelangelo que puede verse fuera de Italia.

Las callecitas típicas de Brujas que conducen hacia la plaza principal. Foto: Noel Smart

Recorrerla es el gran placer en un área ampliamente pedestre y con bicicletas que se frenan ante el paso de la gente. Los monumentos históricos, el lindísimo mercado de flores y verduras, los paseos en bote por los canales, el shopping tan elegante y refinado como Paris y Nueva York, los negocios de arte y anticuarios, las joyerías como ex capital de los diamantes que finalmente le ganó Amberes, los cafés sobre lo canales y un paseo en coche de caballos para sentirse en otro siglo . Se puede ver la exposición de Salvador Dalí o la de Van Eyck.

A las 10 y media de la noche, Brujas se apaga. Los bares que sirven sus famosas cervezas cierran y las últimas bicicletas desaparecen en los recovecos de sus calles medievales intactas. Descansan, excepto hoy, cuando el partido comience a las 9 de la noche y en Brujas nadie duerma.

Brujas, Bélgica. Enviada especial.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados