por-el-congelamiento-de-precios-alertan-que-puede-haber-desabastecimientoEconomía 

Por el congelamiento de precios alertan que puede haber desabastecimiento

Poco después de oficializarse la lista que fija los precios de 1.432 productos por 90 días, estalló la pelea entre el Gobierno y las empresas sobre el riesgo de un desabastecimiento. Ayer, el titular de la Cámara de Comercio, Mario Grinman, advirtió sobre eventuales faltantes en las góndolas “si eso le provoca pérdidas” a los fabricantes. Casi de inmediato, el secretario de Comercio, Roberto Feletti y la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, descartaron de plano esa posibilidad y le replicaron: “Lamentamos mucho este tipo de amenazas”.

Estos primeros cruces surgieron tras la publicación en el Boletín Oficial de la resolución que congela una canasta de artículos masivos, cuyos valores deben retrotraerse al 1° de octubre. Con respecto a eso, Grinman manifestó que no tenía dudas que eso va a producir desabastecimiento. “Si yo tengo un producto que no tiene rentabilidad, no lo voy a fabricar para trabajar a pérdida porque no lo puedo sostener”, razonó. El directivo añadió que “no entiendo cómo ellos (por el Gobierno) no se dan cuenta porque, además, en la historia siempre sucedió así: un producto que no tiene rentabilidad, está fuera de la góndola“.

Poco después y por Twitter, el propio Feletti, que impuso el “plan de estabilización de precios” sin acordar con las empresas del sector, calificó esos dichos como amenazas “que no son a un gobierno ni a una política, sino al pueblo”, y justificó la medida: “Venimos de un tiempo muy duro y estamos tratando de salir adelante poniendo todos un poquito para que la Argentina se vuelva, definitivamente, social y económicamente sostenible. Siempre estaremos abiertos al diálogo y a la negociación, pero no en estos términos“.

Cerruti formuló declaraciones en el mismo sentido. En Casa Rosada, sostuvo que “no creemos que pueda haber desabastecimiento, porque estamos hablando de una cantidad específica de productos y no de toda la góndola”. Aseguró que el Gobierno “va a controlar el cumplimiento de la lista de precios máximos, con todas las herramientas que tiene el Estado a su alcance”. Dijo también que “ayer se llegó a un acuerdo con una gran cantidad de empresas” y pese a que “sólo algunas no entraron en ese acuerdo, se va a seguir conversando porque ese es el espíritu de este Gobierno”.

Grinman no la dejó ahí. Posteriormente, el representante del comercio minorista, aclaró que “no estamos no amenazamos de ninguna manera”. Aseguró que la cámara que preside “no es contestataria” y que tienen “un excelente diálogo con este Gobierno“. No obstante, reiteró que “los controles de precios nunca funcionaron y siempre generaron desabastecimiento“. Recordó que eso fue lo que ocurrió en el 52 y en los 70 (durante el segundo y tercer gobierno de Perón). “Lo que decimos es que seguramente va a pasar lo mismo“, finalizó.

En la industria del consumo masivo prevalece el malestar por el congelamiento de precios hasta el 7 de enero. En el sector recalcan que su entrada en vigencia, en rigor desde ayer con la publicación de la resolución en el Boletín Oficial, representa un acertijo para las empresas y los consumidores. En principio, porque el listado de 1.432 artículos no está ordenado por rubro y fabricante, sino porque muchos precios están 40% por debajo de los actuales. Es decir que la oficina de Feletti registró valores bastante antes que el 1° de octubre y “algunos llegan desde el año pasado“, explicó un ejecutivo de larga trayectoria entre vapores.

En medio del cimbronazo por la medida, las cadenas de supermercados están obligadas a actualizar los precios en góndolas según la lista. “En principio -coincidieron fuentes comerciales- se abre un período de negociaciones con los proveedores para absorber la pérdida de rentabilidad“, en el mejor de los casos. Ocurre que los despachos de mercadería no son lineales. Por el contrario “son mucho más complejas de lo que parecen, porque las ventas se hacen en diversas condiciones y contemplan, por ejemplo, las bonificaciones por cantidad o por publicidad compartida”, detallan.

Entre las empresas de consumo masivo también hay diferencias de criterio para encarar el congelamiento de precios. Según confiaron a Clarín, algunos tratan de despejar los numerosos interrogantes de la medida que impuso Feletti. Al respecto, ejemplificaron el tema del espacio en las tiendas de cercanía que tienen algunas cadenas, cuya superficie es más reducida, si llegaran a incorporar los 1.432 artículos de los precios congelados. Algunos fabricantes consideran que todavía hay espacio para negociar con el Gobierno los desfasajes de precios incluidos.

Por último, están las últimas subas autorizadas por la ex secretaria de Comercio Paula Español para la canasta de Precios Cuidados, de entre 3 y 7% según la marca y el producto, que Feletti desconoció con la firma de la resolución. “Los precios en góndola de esos 670 productos incluyen esas actualizaciones. Ahora habrá que corregirlos y después cada cadena negociará con sus proveedores cómo absorber las rebajas”, graficaron desde una cadena.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados