el-fmi-objeto-el-plan-sin-ajuste-de-guzman-y-arranca-ahora-una-dura-negociacionEconomía 

El FMI objetó el plan sin ajuste de Guzmán y arranca ahora una dura negociación

Según fuentes al tanto de la negociación entre la Argentina y el FMI, las proyecciones macroeconómicas de 2022 que el ministro de Economía, Martín Guzmán, envió al staff del organismo no encontraron aprobación. Habrá que pulirlas y parte de eso será el trabajo que arranca desde mañana la misión argentina en EE.UU.

Anoche viajaron a Washington tres funcionarios de Economía (Fernando Morra, viceministro; Raúl Rigo, secretario de Hacienda y Ramiro Tossi, subsecretario de Financiamiento) y dos del Banco Central (Jorge Carrera, vicepresidente 2° y Germán Feldman, titular de Investigaciones).

Una de las controversias es la inflación que supone Guzmán para 2022. Los economistas argentinos trabajan con un supuesto de 33%. Este viernes el Banco Central publicó un relevamiento en el que muestra que la inflación esperada por bancos y consultoras será 52,1%.

Los economistas del Fondo tampoco están de acuerdo con otro de los parámetros de Guzmán: financiar gran parte del déficit fiscal de 2022 (3,3% del PBI) con fondos frescos de organismos multilaterales. ¿De dónde sacará ese dinero?, preguntan ¿Quién se lo va a prestar? ¿El FMI?

El ministro dice que apunta a un déficit de 3,3% en 2022. La cifra en verdad es mayor si se tienen en cuenta los intereses y otros gastos ‘por debajo de la línea’. El Estado necesitaría fondos por casi 7 puntos del PBI.

¿Cómo dice Guzmán que va a financiar todo esto?

– 1,8% con emisión,

– 2,6% con deuda del mercado,

– 2,4% con deuda de los organismos.

El FMI no le dirá a Guzmán “no me cierra tu número de déficit de 3,3% y pido una meta menor”. Pero sí puede expresar que “no cierra un programa que se base con una emisión de casi dos puntos del PBI”.

Será todavía más complicado para el ministro si se tiene en cuenta que podría recurrir a una ayuda monetaria mayor en 2022. ¿Por qué? Porque no sólo cuenta con el 1,8% previsto por la Carta Orgánica de adelantos transitorios (que el BCRA le gira al Tesoro) sino con un plus de 1,2% provisto de los DEG que el FMI dio este año.

“La duda es si el Fondo aprobará un programa que tenga una financiación del déficit tan alta con emisión monetaria, 3% del PBI”, dice Federico Furiase, economista jefe de Anker Latinoamérica.

El plan ‘sin ajuste Guzmán

Un trabajo de la consultora ACM pone hincapié en toda esta cuestión de: cómo cierra el ejercicio de Guzmán de conseguir tanta plata de los organismos multilaterales para financiar ese nivel de déficit fiscal.

“Supone un financiamiento neto de organismos en aproximadamente US$ 15.000 millones (2,9% del PBI), lo cual es un monto sorprendentemente alto si uno observa la serie histórica de financiamiento de estas instituciones, excluido el FMI”, dice Javier Alvaredo, director de ACM, sobre el plan Guzmán ‘sin ajuste’.

“Se podría suponer que, dicho financiamiento, tendría implícito desembolsos del FMI en forma de endeudamiento. Pero eso agregaría nuevos condicionantes a la negociación dado que, por un lado, provocaría que el Fondo presente mayores exigencias fiscales si la Argentina quiere fondos frescos. Y por otro lado sería un nuevo factor para acelerar la negociación dado que, una gran parte del programa financiero del Gobierno explicitado en el Proyecto de Presupuesto dependería, en términos de financiamiento, de dichos desembolsos”.

Alvaredo dice que el FMI podría demandar un déficit fiscal menor a 3% del PBI para el año que viene. Y llegar a un superávit de 1,8% en 2026.

Qué tendrá el acuerdo del FMI

Según el Estudio Broda el acuerdo con el FMI consistirá en:

– el FMI no exigirá inmediatamente déficit primario “cero”,

– probablemente habrá metas nominales del déficit primario, no como un porcentaje del PBI.

– es probable que el FMI pretenda que el déficit primario de 2022 sea inferior al $ 1,5 billón de 2021.

– es probable que el FMI presione por alguna baja del gasto real en subsidios económicos.

– habrá que bajar el financiamiento monetario al Tesoro.

– habrá una política monetaria un poco más restrictiva.

– el FMI permitirá emitir moneda para comprar dólares dada la situación de las reservas . Y seguramente demandará suba de la tasa de interés.

– habrá metas y un sendero de gradual acumulación de reservas netas.

Por qué hace falta un acuerdo con el FMI

La Argentina necesita un acuerdo con el FMI porque no tiene dinero para pagar los vencimientos de deuda.

Las reservas habrían cerrado noviembre en torno a los US$ 4.637 millones mientras que, los vencimientos en dólares hasta el 22 de marzo de 2022 (inclusive) totalizan US$ 6.761 millones. Para el 31 de marzo de 2022, caería el vencimiento con el Club de París por US$ 2.000 millones.

Un acuerdo con el FMI permitiría que Argentina no toque las reservas para pagar y los vencimientos se postergarían hasta dentro de cuatro años según estipulan los acuerdos de Facilidades Extendidas. En ese lapso Argentina podría aumentar las reservas como establecerán las metas.

“La ecuación es difícil”, dice un trabajo de Econviews de esta semana. “La Argentina quiere el ajuste más suave posible. El directorio no se va a exponer aprobando un programa totalmente “light” porque esos programas en general fracasan. Debe ser un programa que genere credibilidad y que sea vendible al Directorio”.

Como dijo la titular Georgieva el viernes, todavía queda “mucho por hacer” para cerrar un programa.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados