crece-la-informalidad:-tres-de-cada-cuatro-trabajadores-independientes-no-hacen-aportesEconomía 

Crece la informalidad: tres de cada cuatro trabajadores independientes no hacen aportes

Tres de cada cuatro trabajadores cuentapropistas o independientes no hacen aportes a la seguridad social, según consigna el último informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA. El dato muestra que  entre los trabajadores no asalariados, el 74,8% no tiene aportes. Es el registro más alto desde 2015, cuando había llegado a 76,8%.

Si bien el problema de  la informalidad pega más alto entre los cuentapropistas, el informe también consigna que el 29,6% de los asalariados tampoco tiene aportes. Esto hace que casi la mitad del total de los trabajadores -el 47,2%- no cuente con este beneficio.

Otro indicador negativo que creció a la par de la mayor informalidad es el de los trabajadores que están debajo de la línea de la pobreza. Llegan a 28,2%, el porcentaje más alto desde que arrancó este índice en 2010.

El martes pasado el Observatorio difundió su último informe que releva lo ocurrido en el tercer trimestre de este año. El desempleo llega al 9,1% un retroceso fuerte contra el 14,2% que había alcanzado en el primer año de la pandemia.

Sin embargo esta mejora oculta una precarización del empleo. Por un lado, la baja fue marcada por el rebote de la actividad tras el fin del confinamiento. Pero también por el incremento del “efecto desaliento”: desocupados que se rinden tras meses de búsqueda infructuosa. Al abandonar la búsqueda ya no son considerados dentro de la población económicamente activa y esto hace que el desempleo caiga.

Segun el informe de la UCA, sólo el 42,1% de la población económica activa logró acceder a un empleo pleno de derechos. El 9,1% está desempleado y el 19,2% tienen un subempleo inestable: changas, trabajos temporarios o programas de empleo con contraprestación. Al mismo tiempo, el 29,6% cuenta con un empleo regular pero precario, sin afiliación al Sistema de Seguridad Social.

Salarios a la baja

Esta precarización hizo que entre 2019 y 2021 el poder adquisitivo de los ingresos laborales del total de los ocupados disminuyera el 7,4%. En 2021 la media de los ingresos mensuales del total de los ocupados fue de $ 50.534. Para los trabajadores con empleo pleno el ingreso promedio fue de $ 68.973, para los de empleo precario fue de $ 44.798 y para los subempleados, de $ 18.637.

“En el sector formal hay pocos empleos nuevos, con salarios que poco acompañan la inflación o van a la baja“, indicó Agustín Salvia, director del Observatorio. “En el segmento informal se recupera más el empleo, pero golpea más la inflación”.

Salvia marca que la creación de puestos de trabajo tiene que crecer por encima de la demografía. “Cada año se incorporan al mercado laboral entre 200.000 y 250.000 personas. De los empleos que se crean, menos de la mitad están en blanco. Argentina necesita crear entre 600.000 y 1 millón de empleos al año pasa salir de este estancamiento”.

Según las proyecciones de la UCA a mediano plazo, para que la economía se desarrolle, “se necesitan crear 6 millones de empleos en los próximos 10 ó 15 años”.

“Para empezar a revertir esta situación se requiere estabilidad económica, bajar la inflación, priorizar la inversión en desarrollo humano, en conocimiento científico y en capital social”, dijo Salvia. Pero también es necesario “avanzar en reformas estructurales, tributarias y político institucionales”.

La UCA midió también la pobreza, que llega al 43,8% de la población, una baja de casi un punto con relación al 2020. Para el año próximo el consenso del mercado ve un piso de inflación en torno al 50%, lo que dificultará la recomposición de los ingresos y la baja de la pobreza. La perspectiva de Salvia es que, en el mejor de los casos, la economía crecerá entre 1,5 y 2%, sin perspectivas de que haya mejoras en la creación de empleo y con un piso de pobreza al 40%.

AQ

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados