derrumbe-en-el-boliche-beara:-empresarios-condenados,-policias-y-funcionarios-absueltosSociedad 

Derrumbe en el boliche Beara: empresarios condenados, policías y funcionarios absueltos

La Justicia condenó a 3 años de prisión condicional y a 5 años de inhabilitación para ejercer el comercio a los propietarios del boliche “Beara“, al encontrarlos responsables por la muerte de dos jóvenes como consecuencia del derrumbe del entrepiso del local ocurrido en 2010.

En tanto, los jueces Gabriel Vega, Gustavo Alterini y Alejandro Noceti del Tribunal Oral Criminal 7 absolvieron a los funcionarios porteños que debían controlar la habilitación y a los policías federales acusados por cohecho.

Los condenados fueron los empresarios Juan Carlos María Yun, Agustín Dobrila, Iván Fliess y Gustavo Amaru (maestro mayor de obras que avaló el entrepiso) a tres años de prisión en suspenso y cinco de inhabilitación.

En tanto, fueron absueltos el comisario de la Policía Federal Rodolfo Cabezas y los oficiales Gustavo Flaminio, Luis Acosta y Julio González, así como los funcionarios Martín Farrell, ex director General de Habilitaciones y Permisos; Pablo Saikauskas, ex director de Habilitaciones Especiales; Norberto Cassano, ex jefe del Departamento de Esparcimiento e Isaac Rasdolsky, ex responsable de Verificaciones y Habilitaciones.

El 10 de diciembre de 2010, Ariana Beatriz Lizarraga, de 21 años de edad, y Paula Leticia Provedo, de 20, murieron como consecuencia del derrumbe de un entrepiso en el local.

Nuevo video del crimen en Mar del Plata: los menores persiguieron a la víctima con los cuchillos

También fueron absueltos, pero por no mediar acusación, Maximiliano Fratino, co-organizador del espectáculo que se realizó la noche de la tragedia en el boliche; Agustín De Grazia, encargado de Beara; Leandro Camani y Matías Pantarotto, gestores de la habilitación, y Vanesa Ileana Berkowski, ex directora de Fiscalización y Control.

El fallo consideró que no existieron coimas pagadas por los empresarios a funcionarios y policías y dispuso las condenas sólo por los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas.

El tribunal anuló los alegatos de acusación que habían formulado las querellas que representaban a las dos víctimas mortales y sólo admitió la acusación del fiscal Oscar Ciruzzi. Dispuso además extraer testimonios para que se investigue a otras cinco personas por su eventual responsabilidad en el siniestro.

Qué pasó en el boliche “Beara” el 10 de diciembre de 2021

El lugar, ubicado sobre Scalabrini Ortiz 1638 (barrio de Palermo) estaba habilitado para fiestas privadas pero la investigación determinó que había shows en vivo, baile y se cobraba entrada a los concurrentes.

El 10 de diciembre de 2010, Ariana Beatriz Lizarraga, de 21 años de edad, y Paula Leticia Provedo, de 20, murieron como consecuencia del derrumbe de un entrepiso en el local. 

El lugar, ubicado sobre Scalabrini Ortiz 1638 (barrio de Palermo) estaba habilitado para fiestas privadas pero la investigación determinó que había shows en vivo, baile y se cobraba entrada a los concurrentes.

En su acusación, el fiscal Andrés Madrea dio por acreditados “los pagos en cohecho y otros delitos relacionados, así como también la responsabilidad que en los mismos le cupo a los socios privados, sus mandatarios, gestores, organizadores y funcionarios imputados”.

Investigan en Corrientes la muerte de un subteniente del Ejército durante un ritual de iniciación

“La habilitación mediante sobornos, su intervención en la construcción del entrepiso inidóneo, el aval y la inspección mentida, los documentos vencidos, y los avisos directos -esto tanto corre para los privados y los funcionarios-, son datos de la realidad”, remarcó Madrea al proponer el juicio oral.

Durante el juicio, los peritos dijeron que la construcción del entrepiso estaba deficiente pues los tornillos estaban mal ubicados y eso fue clave para no tolerar el peso de las  personas que estaban allí esa noche.

El ex responsable de Habilitaciones del gobierno porteño cuando ocurrió la tragedia, aseguró durante el juicio oral que en la autorización para el funcionamiento del local “estaba todo bien” y que el expediente de habilitación fue “irreprochable”.

ds

También te puede interesar

Articulos relacionados