graciela-fernandez-meijide:-“el-proyecto-de-ampliar-la-corte-es-por-la-situacion-procesal-de-cristina”Política 

Graciela Fernández Meijide: “El proyecto de ampliar la Corte es por la situación procesal de Cristina”

Cuando usted habla de la desaparición de su hijo Pablo y de cómo se atraviesa semejante hecho sostiene que hay gente que no lo puede superar. ¿Argentina no pudo superar los ’70?

Yo no lo sé. Lo que sí creo es que todavía no se lo discutió honestamente a fondo. Sí se hizo una buena investigación. Hubo mucha verdad. Se conoció mucho de lo que había ocurrido, y sobre todo a los sobrevivientes de centros clandestinos que se presentaron a dar testimonio en la CONADEP. Lo que no ha habido es una crítica fuerte, sobre todo a las organizaciones armadas, a optar por la herramienta de la violencia, por la violencia como herramienta de la política. Al contrario, hace poco hubo una comunicación firmada también por Firmenich, y por una cantidad de gente que estuvo en Montoneros, algunos están hoy en el gobierno, que levantaba la legitimidad de ese momento. También estaba Vaca Narvaja, el abuelo de la hija de Florencia Kirchner..

¿Qué quiere decir ello?

Para mí dice algo que realmente carece de sentido, o por lo menos de sentido común: que la lucha de ellos permitió las libertades que hoy existen en América Latina.Y yo creo que no es así. La violencia y el discurso del odio siempre te llevan a empantanarte. Borges decía “No te acerques mucho a tu enemigo porque te vas a parecer a él.” Y es así. Las organizaciones armadas acá abandonaron la política y la cambiaron por la violencia, que fue incluso habiendo elecciones y habiendo sido la JP una herramienta poderosa para que Perón ganara. Perón vuelve, era muy fuerte. A los tres días le asesinan a Rucci. Era como para decir, bueno, vos sos presidente, llegaste… pero ahora vamos a negociar. Y sobre la mesa ponemos un cadáver. Eso no es negociación.

En 2023 se cumplirá 20 años de kirchnerismo con la pausa del macrismo en el poder entre 2015 y 2019. ¿Cuál es su análisis?

Yo creo que cuando empezó a gobernar Néstor Kirchner, al poco tiempo de tomar el gobierno, empezó una época que se desaprovechó en la Argentina, que fue de gran crecimiento de la exportación de los países como el nuestro, que producían alimentos. Había ingresado China, empezaba a ingresar India en el mercado de la compra de alimentos. Por eso, nuestro crecimiento tenía lo que ahora se llaman tasas chinas de crecimiento, de hasta el 9% llegamos a tener. Muchísimo más de lo que había tenido (Fernando) De la Rúa al final de su gobierno.

¿Y qué pasó?

Yo creo que Kirchner supo crear poder, pero al mismo tiempo tenía mucho cuidado con quién se peleaba y con quién volvía a hacer las paces. Cristina, en el 2008, cuando fue la pelea con el campo no pudo entender que ese era el lugar de mayor aplicación de tecnología moderna para aumentar la producción. Hicieron lo que te marca el populismo, que es dar mucha plata a la gente para que consumiera. Ahora, cuando el consumo interno es alto porque los ingresos son muchos, después tenés que pensar en qué lo usas, y qué te está faltando de infraestructura sobre todo que es lo más caro. Y acá estaban faltando caminos, acueductos, gasoductos, como se está viendo ahora. Estaban faltando muchas obras. Y ahí empezó la relación con Lázaro Baez, que era un simple empleado de banco.

¿Allí como la ve a la ex presidenta? (La fiscalía la considera jefa de una asociación ilícita)

Bueno, ella no sé si se ocupa estrictamente de eso, ella hacía su trabajo como diputada y senadora nacional. Después, cuando murió Kirchner, que fue al mismo tiempo un dolor seguramente para ella, pero de una ventaja, si uno pudiera decirlo, en el número de los votos muy grande. Siempre una víctima es vista con simpatía, con compasión en el mejor sentido de la palabra. Se enteró seguramente ahí de todo lo que ocurría, y las cosas no las cambió. Entonces hoy por hoy cuando uno escucha o escuchó el alegato del fiscal Luciani y Mola, horas y horas de pruebas, tomando a distintas personas implicadas, uno puede decir: lo tuvimos todo a la vista, había que juntarlo. Bueno, esto es lo que ella sabe que ocurre, por eso hasta ahora su alegato de defensa es el ataque y es más político que legal, ¿no?

La vicepresidenta se considera en estado de indefensión

Yo lo que veo es un estado de susto. De mucho temor, primero porque encima el episodio del disparo que no salió apenas…Por mucho que al principio lo tomes como liviano, apenas lo pienses dos veces es para aterrorizarse, por suerte hubo un repudio cerrado de todos lados, yo creo que ella se llegó a dar cuenta de la realidad por eso.

Usted está hablando del ataque. ¿Pero la ve con miedo a una condena por corrupción o a que la hubiera asesinado?

Es consciente del peligro que corrió… Las dos cosas son coincidentes. Varían en el tiempo porque la cuestión delictual vendría, de ser así, de mucho antes, y esto es una circunstancia que ella misma no podía creer. Yo creo que Cristina maneja las cosas al rededor suyo con un autoritarismo tal que aún aquellos que están cerca y la quieren servir bien, le tienen miedo. No podía ser que no tuviera una custodia que estuviera permanentemente mirándola a ella para recibir órdenes, cuando las custodias en cualquier lugar miran alrededor para ver si hay alguna amenaza.

Pero ella no culpa a su custodia sino a la política, los medios, al llamado “discurso del odio”

Ella fue la que armó esa custodia. El discurso del odio, yo lo aprendí muy duramente, que no te lleva a hacer nada creativo. Porque el odio te deja atado a las raíces del origen de ese odio. En caso de la política, no podés hacer política, porque la política es todo el tiempo reconocer que el otro es un adversario con el que hay que discutir…

¿Cree en el llamado al diálogo que está ofreciendo el Gobierno ahora?

Yo no sé, mientras lo haga y siga atacando al resto, va a ser muy difícil que el resto se siente. Si realmente Ella se da cuenta que es necesario, va a tener que garantizar que estén presentes todos aquellos que tienen cierto peso político y hasta yo te diría, cierto peso empresarial. Es decir, las elites. Una cosa así como existió cuando la Alianza fracasó, fue un consenso que se buscó, y se fue saliendo, poniendo los puntos más importantes de los cuales no importara quién ganara, se iban a sostener. Argentina está en un momento económico muy delicado y es como un mecanismo de relojería. Se mueve una ruedita y se va a mover otra.

¿Tiene miedo de lo que pueda ocurrir el día después en la Argentina si Cristina Kirchner es condenada por corrupción?

No,. Yo no tengo miedo. Hubiera tenido mucho miedo, y primero, obviamente, lo hubiera sentido si se hubiera llevado a cabo el atentado.

¿Si la hubieran asesinado, dice?

Claro, ahí, realmente hubiera sido algo de todos contra todos, o muchos contra muchos. No fue así por suerte. Y yo creo que la sociedad quiere paz, no quiere pelea. Creo que todos quieren que en un ambiente pacífico aquellos que se comprometieron en cuidar sus bienes en hacer crecer al país, en dar educación, en todo lo que se promete en una campaña electoral, lo hagan sentándose todos y diciendo, tomemos este compromiso. Como hizo en la Concertación en Chile. Chile no modificó para nada la política económica incluso de Pinochet. Modificó otras cosas. Lula cuando no modificó para nada la política económica de Fernando Enrique Cardoso, ni la política social.

La vicepresidenta recibió mensajes de solidaridad tras el ataque. El Gobierno insiste en internacionalizarlo con un atentado a la democracia. ¿Usted cómo lo ve?

Es un uso. A las organizaciones internacionales de derechos humanos se llevan los casos en que el Estado violó los derechos humanos. Los derechos humanos sólo pueden ser violados por el Estado. ¿Ahora, me van a decir que La Banda de los Copitos depende de Alberto Fernández? Si vos salís de acá y te ataca un ladrón, ¿está violando tus derechos humanos? No, está cometiendo un delito para lo cual hay una ley. ¿Cuándo se violan los derechos humanos? Cuando son las fuerzas de seguridad, las agencias de seguridad que dependen del Estado, que reciben la orden de perseguir. Como en Venezuela, como en Nicaragua, como en Cuba, donde no existe la libertad, donde opinás y te llevan preso, donde te pueden torturar.

Entiendo que. para usted entonces no es un ataque a la democracia…

Claro, en el discurso oficial no ha podido hasta ahora demostrar que yo sepa, no el discurso, el accionar oficial, que detrás de esas personas que fallaron, por suerte, exista alguna fuerza política o exista el estado. Porque si existiera una fuerza política, también es una cuestión de la justicia nacional. Sólo si fuera una parte del Estado quien lo cometiera, y con la aquiescencia de Fernández. Para mi es un delito grave. Grave, pero que debería juzgarse acá.

¿Qué piensa del proyecto del kirchnerismo para aumentar los miembros de la Corte Suprema?

Leí que en el Senado se logró. Falta saber qué va a pasar en el Diputados. Yo creo que ahí va a ser responsabilidad de la oposición dar esa batalla. Lo que hay que preguntarse, me parece, es si no estaremos discutiendo cosas banales. Y es por qué ahora la vicepresidente quiere cambiar la Corte, cuando ella votó, impulsó y votó la reducción de la Corte anterior a cinco (miembros), y después apareció la fantasía de 25 (miembros). Creo que eso es consecuencia del miedo que tiene Cristina de perder.

¿Pero ustedes cree que es sólo un pedido de Cristina Kirchner?

Quien lo está deseando tiene que ver con su situación procesal. Otros no tienen esa situación procesal. La mayoría de los políticos no tienen la situación procesal que tiene Cristina Fernández de Kirchner, que además involucra a su hijo, y en cuanto se profundice la causa Hotesur, tengo la impresión, yo no estoy segura, de que va a involucrar también a su hija Florencia.

¿Conversó con la vicepresidenta alguna vez?

Fui diputada en la misma época en que ella era diputada y senadora en la misma época en que ella era senadora. Si cruzamos palabras fueron palabras de saludo. Tampoco me molestaba especialmente, ni creo que yo a ella tampoco. Lo que pasa es que era muy poco propensa a trabajar en equipos. Ella llegaba a principios de semana en el avión de sanidad de Santa Cruz con sus hijos, niñera. Se instalaban acá, el avión quedaba esperándolos y el viernes terminaban y se volvían a Santa Cruz.

Una vida en busca de justicia y verdad sin rencores

¿Cómo se supera y se encuentra la felicidad después de que a uno le secuestran y desaparecen a un hijo?

A ver… tampoco la felicidad es permanente para nadie. La felicidad son momentos en que uno está mejor. Si vos lo que me estás preguntando es cómo se sale del dolor y del momento terrible que es la desaparición de un hijo, la búsqueda y la concreción de que lo mataron, tiene que ver con el temperamento de cada uno. Con los recursos que tenga cada uno para manejar la frustración, que esa es la mayor de todas y hay mucha gente que no lo pudo manejar. Hay mucha gente que se enfermó, otra gente que se encerró en su casa, y hasta quienes se suicidaron. Es decir, no es obligatorio recomponerse. Se necesita la ayuda del afecto de la familia, de las consideraciones de otros y de temperamento. Pero no te puedo decir que yo sea feliz a pesar de la desaparición de Pablo. Tengo momentos de intensa felicidad, y generalmente relacionados a mis otros dos hijos, a mis nietos, a estar con amigos. Eso está siempre como un telón gris que te acompaña toda la vida y que a veces se agudiza, en determinadas circunstancias.

Si algo sigue imponiéndose en la figura de la política y la activista de derechos humanos Graciela de Fernández Meijide, nacida hace 91 años, es su inmensa lucidez y sensibilidad para leer la Argentina. Una mente y un corazón anti rencores. Pero es también una lengua filosa. 

La historia sigue premiando a Fernández Meijide, quien el jueves pasado, en la embajada gala en Buenos Aires fue distinguida con la Orden de Comandante de la Legión de Honor de la República de Francia, que es el máximo tanto de esta distinción, establecida por Napoleón Bonaparte, en 1802. Le fue entregada por la embajadora Claudia Scherer-Effosse. Fernández Meijide estuvo rodeada por su familia y amigos.

Nacida en Avellaneda como Rosa Graciela Castagnola ingresó a la vida política a partir de la desgracia personal que le tocó vivir durante la dictadura.

Su hijo Pablo Fernández Meijide despareció en una redada de los militares que presenció su propia madre en la casa. El chico tenía sólo años (17), y desapareció con otros tres compañeros del Colegio Nacional de Vicente López en la misma madrugada del 23 de octubre de 1976.

Tras el retorno de la democracia, Graciela fue Secretaria de Denuncias en la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (CONADEP), hecho que la lanzaría en los años 90 a ser diputada en la misma boleta que Carlos Chacho Alvarez, con el Frente Grande, en la Capital. Fue Senadora y se impuso al duhaldismo en provincia de Buenos Aires. Pero perdió en una interna para la candidatura presidencial que obtuvo el luego presidente Fernando de la Rua, y la carrera por la gobernaciones bonaerense. Fue Ministra de Acción Social de la Alianza UCR Frepaso

En 2001 fue designada vicejefa de gabinete pero duró una semana en su cargo porque el Frepaso abandonó al gobierno cuando Ricardo López Murphy anunció un plan de ajuste. Cambiaría su forma de hacer política ya como presidenta de la organización Club Político Argentino. Hoy sigue haciendo radio, pero se mueve con más dificultad visual debido a que padece una maculopatía. Sigue viviendo en su departamento de Belgrano junto a sus gatos Luqui y Lupita.

Graciela Fernández Meijide en 2021 Germán García Adrasti

ITINERARIO

Rosa Graciela Castagnola de Fernández Meijide es conocida como Graciela Fernández Meijide. Nació en Avellaneda, provincia de Buenos Aires en 1931. Se casó con Enrique Fernández Meijide con quien tuvo tres hijos. Pablo es desaparecido de la dictadura desde 1976. Sobre su caso ya hubo condena. Fue Secretaria de Denuncias en la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (Conadep). A partir de entonces es una reconocida activista por los derechos humanos. Fue diputada nacional en 1993 por el Frente Grande en la Capital. En 1994 fue convencional constituyente. En 1995 fue elegida Senadora Nacional. En 1997 se mudó de distrito y encabezó la lista de diputados por la recientemente formada Alianza entre la UCR y el Frepaso en tierra bonaerense. En 1998 perdió las elecciones internas para la candidatura presidencial de la Alianza a manos de Fernando de la Rua. Fue Ministra de Acción Social en el gabinete de De la Rua. En marzo de 2001 fue designada vicejefe de gabinete. Presidió el grupo Club Político Argentino.

AL TOQUE

Un p​royecto: Seguir viviendo lo mejor que pueda haciéndome cargo de los años que tengo

Un líder: Raúl Alfonsín

Un prócer: Sarmiento

Una comida: Me gusta todo menos hígado y seso

Una bebida: Tinto malbec

Una sociedad: La canadiense

​Un recuerdo: El más fuerte es el momento en que se llevaron a Pablo, de nuestra casa. Es el más duro también

Un placer. Estar con mi gente, mis amigos. Poder charlar.​ 

Un sueño: Me defino como una escéptica esperanzada. Y estaría ligado a un país mejor porque pienso en mis hijos y en mis nietos.

Una película: Las peliculas de Woody Allen

Una serie:  Me gustó mucho Borgen y me gustó mucho Poco Ortodoxa

Un libro: Ahora los extraño a toso porque ya no puedo leer

Un desafío: El vivir cotidiano

Articulos relacionados