los-dolares-alternativos-se-recalientan:-el-contado-con-liqui-salto-a-$-403,5-y-marco-un-nuevo-recordEconomía 

Los dólares alternativos se recalientan: el contado con liqui saltó a $ 403,5 y marcó un nuevo récord

En otra semana de tensión para los mercados, los dólares financieros marcan un nuevo récord. El contado con liqui, la vía que permite sacar divisas del país, cerró a $ 403,5, un salto de 0,7% en el día que lleva la brecha con el dólar oficial nuevamente al borde del 100%.

En la semana el contado con liqui o CCL aumentó 14 pesos y cruzó la barrera de los 400 pesos. Su primo, el dólar MEP que se negocia en la bolsa porteña, cerró en $ 388,8, cinco pesos por arriba del dólar blue, la única cotización que no se movió en el día y que terminó la semana en $ 383.

Los dólares financieros se compran y venden a través de bonos y acciones argentinos. La escalada de estos días es consecuencia de cambio forzado en la estrategia del gobierno. En febrero, Economía logró pisar la cotización del CCL y del MEP a fuerza de intervenir en el mercado comprando bonos para sostener el precio de los títulos y así ponerle un freno a estos dólares, que habían tenido un repunte a mediados de enero.

Para frenar aquella suba que hizo llegar al blue a los $ 388, la mayor cotización nominal alcanzada hasta ahora y que tiende a operar en sintonía con la evolución del MEP y el CCL, Sergio Massa puso en marcha un plan de recompra de bonos.

El objetivo declarado era reacomodar deuda y lograr que bajara el riesgo país, que mide el sobre costo del endeudamiento para Argentina. El anuncio oficial era que se destinarían US$ 1.000 millones a este objetivo. Pero el plan no funcionó: desde el anuncio a mediados de enero y tras haber utilizado  US$ 520 millones, el riesgo país subió 300 puntos, mientras los bonos suman pérdidas mayores al 10% en el año.

Lo que sí funcionó fue el objetivo no declarado del equipo económico: frenar el alza de los dólares financieros, que en el caso del CCL hasta finales de febrero se mantuvo en torno a los $ 360. Pero eso se cortó cuando el Fondo Monetario, que desde el principio se había opuesto a la estrategia de recompra de bonos, le reclamó al gobierno que dejara de intervenir en este mercado.

Massa accedió a este pedido, ansioso de que se oficializara de una vez la flexibilización del cambio de metas de reservas para este trimestre y necesitado de que el organismo destrabara el desembolso de US$ 5.300 millones para pagarle al propio organismo y evitar así el incumplimiento.

Esto derivó en que los dólares financieros subieran 10% en lo que va del mes, y en que el blue se reacomodara al alza en ocho pesos en el mes.

Con la inflación en alza y el cepo cambiario reforzado, los dólares alternativos se transforman en una referencia para el mercado y pueden incidir en los precios de algunos productos. Ahora el Gobierno busca descomprimir la presión sobre estos dólares con la suba de la tasa del Banco Central, que ayer llevó la tasa de referencia del 75 al 78%, para que los plazos fijos, que ahora rinden 6,4% mensual, no queden retrasados ante la inflación. Esto permitiría que sigan siendo atractivos para los ahorristas y reducir momentáneamente la tentación de la dolarización.

“El oficialismo se quedó sin su estrategia predilecta para contener al CCL en el último tiempo, y volvió a recurrir a una suba de tasas para devolverle atractivo al carry trade con instrumentos de mediano plazo y, así, apaciguar las presiones cambiarias”, indicaron desde PPI, aunque advirtieron que la suba de tasas se podría haber quedado corta ante el embate de la inflación.

De este modo, el aumento en la tasa no terminó de calmar la ansiedad del mercado y este viernes llevó al Central a tener que vender US$ 139 millones y a ceder US$ 871 millones en el mes.

El salto de los dólares financieros se dio a la par de la caída de los bonos y acciones argentinos. La baja más destacada fue la del AL35, que perdió 2,35% en el día. En lo que va del mes, el derrumbe los bonos ya llega al 13,5% y de este modo revierten el buen arranque que habían mostrado en enero.

También fue un día negativo para las acciones, aquí y en Nueva York. En Estados Unidos, el Dow Jones, el índice principal de Wall Street, cayó 1,2%. Como viene ocurriendo, un mal dia en Wall Street pega sobre los mercados emergentes y arrastra a todos los activos argentinos.

El golpe sobre los bonos se sintió en el riesgo país, que en la última rueda de esta semana avanzó 2,5%, a 2383 puntos básicos.

El Merval cayó 0,7% y lleva una pérdida del 10% en el mes en pesos y del 18% en el año. En Nueva York retrocedieron todas las acciones argentinas. La peor parte se la lleva Despegar con el 8%, seguido por Supervielle con el 7,1%, Macro con -5,8% y BBVA con -5,4%.

La combinación de la crisis desatada en Estados Unidos por el derrumbe del Silicon Valley Bank y el colapso del Credit Suisse en Europa terminaron de diseñar la tormenta perfecta para las acciones argentinas. A lo largo del mes presentan caídas mayores al 20% el BBVA, Galicia, Edenor, Telecom, YPF, Transportadora Gas del Sur y banco Supervielle.

Articulos relacionados